La “Côte de Bretagne” – Historia de una joya

La “Côte de Bretagne” – Historia de una joya

La “Côte de Bretagne” es una espinela cuyo peso en la actualidad es de 107,88 quilates (21,6 gramos), fue tallada en forma de dragón en 1750 por el joyero del Rey Luis XV, con la finalidad de formar parte de uno de los dos joyeles concebidos para decorar la Orden del Toisón de Oro, (por lo que se puede deducir que su peso antes de la talla era superior).

La espinela es una piedra preciosa cuya fórmula química es MgAl₂O₄ , pertenece al grupo de los óxidos, cristaliza en sistema cúbico y tiene una dureza de 8 en la Escala de Mohs. Sus propiedades físicas le otorgan fractura irregular (lo que permitió el tallado de manera artística en forma de dragón), brillo vítreo y raya blanca.

Orden del Toison de Oro espinela Côte de Bretagne
Côte de Bretagne

El origen de la piedra original es desconocido, la primera referencia que tenemos de ella es que formaba parte de la colección de Margarita de Foix, llamada “seno de leche” (1449-1486), Infanta de Navarra, hija de la reina Leonor I de Navarra y del conde Gastón IV de Foix. Es probable que la espinela formara parte de la colección de Leonor, hija predilecta del Rey Juan II “el grande” de Aragón y de Blanca de Navarra.

Armas de Margarita de Foix.jpg
Armas de Margarita de Foix

Margarita contrajo matrimonio en el castillo de Clisson el 26 de junio de 1471 con el duque Francisco II de Bretaña y a su muerte acaecida el 15 de mayo de 1486, la mayor parte de su colección de joyas paso a pertenecer a su hija primogénita Ana, duquesa titular de Bretaña y por dos veces reina consorte de Francia. Es entonces cuando la espinela recibió el nombre por el que se la conocería en adelante.

Del segundo matrimonio de Ana nacería su hija Claudia que, a la muerte de su madre en 1514 pasaría a ser la propietaria de la Côte de Bretagne.

Ana de Bretaña.jpg
Ana de Bretaña – miniatura del Libro de Horas

Claudia contrajo matrimonio con Francisco de Valois, Duque de Angulema y Rey de Francia, y fue el Rey Francisco I quien, a mediados de 1530, aisló un pequeño grupo de ocho diamantes de importantes dimensiones que se encontraban en su posesión engarzados en diversos anillos, La mayoría de estas gemas procedían de las alhajas de Ana de Bretaña. A partir de entonces se precisó por testamento que los diamantes debían pasar a los sucesores del trono de Francia y que en cada nueva coronación se debían inventariar delante del nuevo monarca con descripción de peso, color y tamaño. No solo hubo diamantes, también se sumaron a este grupo de gemas algunos rubíes, y la espinela Côte de Bretagne, aunque la colección pasó a la historia a través de los siglos como los Diamantes de la Corona. El primer inventario de este tesoro fue llevado a cabo en Burdeos el 15 de junio de 1530, tres semanas antes del matrimonio de Francisco I con Leonor de Austria, y unas patentes reales establecieron la constitución de la colección, estipulando particularmente la cláusula de inalienabilidad; “las joyas llevadas por las reinas deben ser devueltas al tesoro real a la muerte de su marido”.​ De este primer fondo solo subsiste la «Côte-de-Bretagne», las dificultades financieras de Francia debidas a las guerras de religión obligaron a Enrique III a pignorar las joyas por lo que la colección inicial, excepto la «Côte-de-Bretagne», desapareció. No obstante el fondo tuvo un crecimiento sustancial con cada nuevo soberano que adjudicaba a los Diamantes de la Corona más ejemplares de gran esplendor.

En 1750 la Côte de Bretagne fue tallada en forma de dragón por el joyero del Rey Luis XV, con la finalidad de formar parte de uno de los dos joyeles concebidos para decorar la la venera de la Orden del Toisón de Oro, junto con los diamantes “Bazu” y “Grand Bleu de France” (retallado en el actual diamante “Blue Hope” de siniestra leyenda) y otras piedras preciosas.

Orden del Toison de Oro diamante Hope Luis XV.jpg
El “Côte de Bretagne” en la venera del Toisón

Durante la semana del 11 al 17 de setiembre de 1792 el tesoro de los Diamantes de la Corona se vio seriamente mermado debido a un impresionante robo ocurrido en esos días. Una banda dirigida por un tal Paul Miette, roba una parte de los diamantes, que se encontraban en París, en el Hôtel du Garde-Meuble, donde el tesoro estaba almacenado pero mal vigilado. A partir de las investigaciones llevadas a cabo entre 1792 y 1794, dos tercios de las joyas fueron recuperadas, entre las cuales estaban el «Regente», el «Sancy», y la mayor parte de los «Mazarinos». Sin embargo no se logró recuperar el «Grand Bleu de France». La colección, fue depositada en la Tesorería Nacional, reduciéndose su valor estimado a 17 millones de libras.

Con Napoleón I, como Emperador de Francia, la colección recobró su esplendor contando en 1814 con 65.072 piedras preciosas y perlas de todos los tamaños, la mayoría de ellas montadas en alhajas de gran valor. El inventario de la época refiere la existencia de: 57.771 Diamantes, 5.630 Perlas, 424 Rubíes, 66 Zafiros, 235 Amatistas, 547 Turquesas, 24 Camafeos, 14 Ópalos y 89 Topacios.

La Restauración borbónica va a devolver a Francia el rubí «Côte-de-Bretagne», el «Segundo Mazarino» y otros diamantes. El inventario de 1823 hace una valoración estimada de los diamantes de 20.319.229,59 francos. En la estimación hecha en 1830 el valor de la colección asciende a 20.832.874,39 francos.

Los Diamantes de la Corona fueron expuestos con enorme éxito en la Exposición Universal celebrada en París en 1878 y de nuevo en la Sala de los Estados del Museo del Louvre en 1884.

Con la llegada de la Tercera República tiempos tormentosos se avecinaban para la famosa colección. No es que la república necesitase de refuerzo pecuniario. El carácter simbólico de los Diamantes de la Corona era lo que atemorizaba a la todavía frágil república que temía una probable restauración borbónica. De esta manera optó por una medida draconiana, decidiendo subastar la colección para evitar de esta manera que el tesoro pudiera ser dispuesto por los pretendientes en un hipotético retorno de la monarquía. El diputado Benjamin Raspail, ferviente antimonárquico de extrema izquierda, se propuso acabar con este símbolo de la Monarquía y tras muchos intentos, propuso una ley para apoderarse de las joyas de la corona, que finalmente fue aprobada el 11 de enero de 1887. La comisión encargada de la venta, no sin grandes dificultades consiguió la autorización de conservar algunas pocas gemas y perlas emblemáticas en el Museo del Louvre, entre ellas el diamante conocido como “Regente” de 140,50 quilates y la espinela “Cote-de-Bretagne”, que tras diversas vicisitudes ha llegado hasta nuestros días y se conservan en el Museo del Louvre.

Seguir leyendo “La “Côte de Bretagne” – Historia de una joya”

La Casa de Borbón y la Casa de Vitré

La Casa de Borbón y la Casa de Vitré

Ascendentes de la Casa de Borbón en la Casa de Vitré

Rastrear los ascendientes es un ejercicio de genealogía que nos depara descubrimientos siempre interesantes. Las Casas Reales Europeas tienen un conocido entronque que las hace endogámicas por naturaleza, es muy común y sobradamente conocido que estas enlazan entre sí de manera habitual, pero siempre es interesante descubrir los enlaces con otras casas europeas tanto de la media como de la baja nobleza.

En este trabajo me propongo analizar las múltiples vías por las que la bretona Casa de Vitré puede considerarse como ascendiente de la actual Casa de Borbón reinante en España.

Todos los datos se describen utilizando como origen a S.A.R. Leonor de Borbón Ortiz, Princesa de Asturias

Casa de Borbon en España
Casa de Borbón en España

 

Primer entronque

Armas de los Duques de Normandia
Armas de los Duques de Normandía

Para encontrar el primer enlace que sirve como entronque apenas tenemos que ascender cinco generaciones, en la persona de S.M. Doña Victoria Eugenia de Battenberg y a través de ella con la casa Real Inglesa, descendiente de la Casa de los Duques de Normandía que a su vez entronca con la de Vitré a través de los Duques de Bretaña de la que también desciende la de Vitré.

Alianzas Normandia-Bretaña-Vitré Descendientes de Juhael Berenger Conde de Rennes
Alianzas de conexión entre las Casas de Normandía – Bretaña – Vitré

Segundo Entronque

Para encontrar el segundo enlace y los posteriores tenemos que ascender en la Casa de Borbón hasta la 17ª generación representada por el matrimonio entre Carlos IV de Borbón-Vendôme Duque de Vendôme y Francisca de Alençon Duquesa de Beaumont, a través de esta última

Armas de Carlos IV de Borbon-Vendôme
Armas de Carlos IV de Borbon-Vendôme

seguiremos hasta ascender a sus bisabuelos paternos, Juan I “el sabio” de Alençon-Valois, Duque de Alençon y María de Bretaña, Duquesa de Alençon, Condesa de Perche y Dama de la Guerche,

Armas de Francoise de Alençon
Armas de Francoise de Alençon

que constituyen la 20ª generación con la que se enlaza nuevamente en la Casa Ducal de Bretaña y a través de ella con la de Vitré.

 

 

 

 

Casa de Borbón en Francia - Ancestros de Felipe V de Borbon
Casa de Borbón en Francia – Ancestros de Felipe V de Borbon

Tercer Entronque

El tercer enlace se encuentra a través del Duque de Alençon y de su abuela materna María de Beaumont-Brienne, Vizcondesa de Beaumont y Fresney, Baronesa de Sainte Suzanne, cuyos abuelos paternos constituyen la 24ª generación; Robert de Beaumont, Vizconde de Beaumont-au-Maine y Barón de Sainte-Suzanne y María de Craon, Dama de Chatelais. A través de esta última y de la Casa de Craon, ascendemos hasta la 29ª generación compuesta por Hugo de Craon, Señor de Craon y Marquise de Vitré, cuarta hija de la 30ª generación compuesta por André I de Vitré y Agnes de Mortain. Esta última, como hija de Robert, Conde de Mortain y de Cornwall, hermano uterino de Guillermo el Conquistador, enlaza también a través de la Casa de los Duques de Normandía.

Casa de Vitré Ancestros de Juan I de Alençon-Valois Duque de Alençon entronques con la Casa de Vitré
Ancestros de Juan I de Alençon-Valois, Duque de Alençon – entronques con la Casa de Vitré

Cabe reseñar que a través de Hugo de Craon se produce un doble enlace con la Casa de Vitré, pues su esposa era también prima carnal de su padre, su tía y, por tanto, ambos descendientes de Robert I de Vitré.

Alianzas Craon-Vitré
Alianzas Craon – Vitré

Cuarto Entronque

 

Para desarrollar este tenemos que partir nuevamente de la 24ª generación, esta vez desde el mencionado Robert de Beaumont. Bisnieto de Jean de Brienne, Rey de Jerusalén, Emperador latino de Constantinopla e hijo de Jean I de Brienne, Vizconde de Beaumont-au-Maine y Barón de Sainte-Suzanne y de Jeanne de la Guerche, Dama de Guerche, Pouancé y Château-Gontier.

A través de su abuela materna Emmette de Château-Gontier, Dama de Château-Gontier, a su vez nieta de Alard de Château-Gontier, Señor de Château-Gontier y de Emma de Vitré, ascendemos hasta llegar a los padres de Emma, André II de Vitré[1], Vizconde de Rennes, Barón de Vitré y de Aubigne y Señor de Tillars y su segunda esposa, Guen de León que constituyen la 29ª generación.

Armas de Louis de Acre
Armas de Beaumont – Brienne
Armas de Jacques de Château-Gontier y Vitré ca1210-ca1270
Armas de Château-Gontier – Condes  de Perche

 

 

 

Alard de Château-Gontier era descendiente (bisnieto) de Routrou de Perche, comandante del contingente normando que participo en la Conquista de Zaragoza[2] dirigida por Alfonso el Batallador, Rey de Aragón.

Alianzas Beaumont-Brienne Château-Gontier-Condes de Perche.jpg
Alianzas Beaumont-Brienne Château-Gontier-Condes de Perche

[1] Bisnieto del ya mencionado André I de Vitré

[2] Origen de los primeros asentamientos francos en el reino de Aragón