Cronica de Vitré III Capitulos XVII a XXXVI

Cronica de Vitré III  Capitulos XVII a XXXVI

Viene de Crónica de Vitré II Capitulos VI a XVI

De André, hijo de Robert y como el esposo a Agnes hija de Guillermo Conde de Mortain sobrina del Rey Guillermo (“el conquistador”) de Inglaterra

CAPITULO XVII

 

Después de la muerte de Robert, André su hijo primogénito le sucederá, y tuvo la tierra de Vitré y las otras tierras y Señoríos que el dicho Robert y sus predecesores habían poseído y tenido. Y llegó Robert a edad que por consejo de sus amigos y de sus hombres fue hecho Caballero, y después comenzó André a tener y defender poderosamente sus tierras. Sucedieron durante su juventud muchos disensos, guerras y divisiones en Normandía y Bretaña, pues los dos Principados estaban bajo diferentes dominaciones y Señoríos. Así, Alan, el Duque de Bretaña, apodado Fergand, el cual era hijo del Duque Hoel y de la Duquesa Havoise, designada favorita de Enrique tercer hijo de Guillermo el bastardo (el conquistador) Rey de Inglaterra y Duque de Normandía

Armas de Guillermo de Mortain
Armas de la Casa de Mortain

.

Guillermo, Rey de Inglaterra, tenía contiendas con Enrique y sus dos hermanos primogénitos a saber Roberto Duque de Normandía y Guillermo Rey de Inglaterra, por los tesoros que su padre, el Rey Guillermo el bastardo, les había ordenado y dejado por testamento. Y vinieron con frecuencia los Normandos por la tierra de Foulgeres hasta el País de Vendelais, perteneciente a André. Y se sucedieron encuentros contra los caballeros de Robert Conde de Mortain hermano (uterino) de Guillermo el primer Rey de Inglaterra y otros Normandos que hacían pillaje y destruían el país, y los atacó, y tras larga batalla los derroto, y a otros los llevo prisioneros a Vitré y les hizo abandonar a todas sus armas a la entrada de la villa. El Conde Robert de Mortain, cuando supo de la presa de André, sufrió grandemente la muerte de sus hombres y pidió hablar con él. Y con Robert y André se juntaron en parlamento en el que el Conde ofreció a su hija primogénita en matrimonio, y André le respondió que lo pensaría, pues él quería el consejo de sus amigos por aquel asunto. Tardando mucho tiempo, Guillermo Conde de Poitiers demando a esta misma hija primogénita de Robert Conde de Mortain, al cual le fue dada. Y hecho así esto el dicho Mortain ofreció a André su segundogénita, que tenía por nombre Agnes, la cual el esposó y envió a Vitré. Todavía tenía el Conde de Mortain una tercera hija, la cual casaría con Guy de Laval, Señor de dicho lugar. Y así por medio de dicho matrimonio de André Señor de Vitré y Agnes de Mortain, fue la paz hecha entre los dichos Robert y André. Y por la muerte de la gente del dicho Robert, que André había hecho prender a las puertas de su villa de Vitré por los males que hicieron en su tierra, se hicieron jornadas de cuaresma y de duelo.

 

 

De la genealogía de la dicha Agnes de Vitré y de los convenios entre André de Vitré y Robert Conde de Mortain su padre

CAPITULO XVIII

 

Y para mayor conocimiento de la genealogía de esta Agnes de Mortain, mujer de André Señor de Vitré; a saber, según el autor de las Crónicas de Normandía, que Guillermo Rey de Inglaterra, primero de este nombre, después de la muerte de Robert su padre caso a Arlette (de Falaise), hija de Gilbert, apellidado Crespín, al cual le da parte de la tierra de Toustain, que fue de Guy Vizconde d’E y de Argenten, del que las había tomado. Y dice el dicho autor, que este Gilbert fue fundador de la Abadía de Bec-Herlouyn, hecho también mencionado por Robert de Thorigne, historiador, que añade, “que él era Conde de Brione y nieto del primer Ricardo de Normandía, hijo de Godofredo, su hijo”. Así tuvo el dicho Guillermo de la dicha Arlette, su mujer (no estaba casado con ella, sino que fue tomada, según las costumbres de la época, en concubinato, “more danico”), dos hijos de los que el primogénito se llamaba Robert, Conde de Mortain, y el segundo fue Odón Obispo de Bayeux, el cual Odón durante el reinado del dicho Guillermo Rey de Inglaterra y Duque de Normandía y también de Guillermo su hijo, fue Principie Moderador y Gobernador de todo lo del Rey Guillermo de Inglaterra. Y del dicho Robert de Mortain y de su línea, dice así Robert de Thorigne en su crónica; “Robert Conde de Mortain, hermano uterino del Rey Guillermo, que sometió Inglaterra, tuvo un hijo llamado Guillermo que le sucederá y fue preso por el primer Enrique, Rey de Inglaterra, en la batalla de Tinchebray”. Y también tuvo el dicho Robert tres hijas, de las cuales una fue mujer de André de Vitré, la otra de Guy de Laval y la tercera del Conde de Thoulouse, hermano de Raimundo Conde de Sainct Gille. Y engendro el Conde de Thoulouse de esta tercera hija de Robert, Conde de Mortain, una sola hija que, Guillermo Conde de Poitiers y Duque de Aquitania, después de la muerte del padre de ella, tomo por esposa con toda su herencia, que es, a saber, el Condado de Thoulouse, y de ella engendro el dicho Guillermo un hijo llamado Guillermo, que le sucederá y fue padre de Eleonor, primeramente, Reina de Francia y después de Inglaterra. Con Agnes de Mortain, da el Conde Robert su padre en dote a André de Vitré las tierras de Alvacorne, Tresqual, Tybesten, Berneil, y de Heulistene.  Esas tierras las había recibido de Guillermo Rey de Inglaterra su sobrino. Y sucedió, que André, su marido, estuvo en el sitio del Monte Sainct Michel, donde Guillermo Rey de Inglaterra y Robert Duque de Normandía, su hermano primogénito, tenían a Enrique, su hermano, recluido con algunos bretones que habían retenido del ejército que el dicho Duque Alain les había combatido y donde él había tenido preso al dicho Robert Duque de Normandía que había sido llamado en su ayuda por Guillermo Rey de Inglaterra. Y se hizo la paz entre los hermanos y se levantó el sitio. Muchos otros convenios fueron hechos entre Robert Conde de Mortain y André Señor de Vitré; y a saber, que se juraron el uno al otro no perseguirse en vida ni hacerse daño ni prisión de cuerpo ni perdida de tierras ni de castillos, y si alguno quisiese atacarles ellos se ayudarían mutuamente en tanto que pudiesen hacerlo, por ruego y petición. Y de estas y otras promesas que se hicieron y garantizaron intercambiaron el uno con los otros veinte pliegos con sus hombres. Y, por otra parte, André de Vitré dio a Agnes de Mortain, su mujer, todo lo que tenía en la ciudad de Rennes y toda la dote de Ynoguen de Foulgeres, su abuela, tanto lo que de ella había tenido como lo que había prometido a su otro hijo Robert, cuando la tomo en matrimonio. Y le prometió el dicho Conde Robert hacerle confirmación de las tierras que tenía en encomienda en Inglaterra a su pequeño hijo Robert el cual tenía de su segunda mujer llamada Almoda y también a su hijo Guillermo su hijo primogénito Y él no le demandaría ninguna heredad de la dicha Almoda y la tierra volvería al dicho Guillermo.

De Robert (II), primogénito del dicho André de Vitré y Agnes su mujer y como la Condesa de Poitiers le dona sus derechos del Condado de Mortain

CAPITULO XIX

 

El dicho André Señor de Vitré tuvo de Agnes, su mujer, cuatro hijos y cuatro hijas, el primogénito de los hijos fue llamado Robert, el segundo Gervais, el tercero Helie y el Cuarto Felipe. Y cuando Robert el primogénito nació, el Conde Robert de Mortain su abuelo vino a Vitré, el cual lo apadrinó y le impuso su nombre, y le dio todo lo que él tenía en Rie, en Trunge, en Tuxe y en Vequerel. Y después que le dicho Robert hubo crecido y llego a edad de ser Caballero, por el consejo y encomienda del dicho Robert Conde de Mortain su abuelo y padrino y también por el consejo y encomienda de André de Vitré su padre y de Agnes de Vitré su madre, fue llevado con Guillermo, Conde de Poitiers y con su tía, mujer del dicho Guillermo, que liberal y benignamente, lo recibieron. Y en la sala de Poitiers le hizo el dicho Guillermo Caballero y le ciño la espada. Y le dieron estos, Guillermo y su mujer enteramente todos los derechos que les pertenecían de la tierra del Conde Robert de Mortain y lo hicieron con su espada Caballero. Y después lo enviaron de nuevo con su abuelo y padrino que por su mandamiento y benignidad le hizo disfrutar del homenaje de toda la tierra y de todos los hombres que estaban con el cuándo fue allá, en la batalla de Tinchebray, contra Enrique Rey de Inglaterra, su sobrino, y lo hizo y pronunció como heredero, tras su muerte, de la tierra y las cosas a las que él tenía derecho. Y todo se lo concedió el dicho Guillermo Conde de Poitiers, que murió en el Camino de Santiago y su mujer la Condesa de Poitiers y de Thoulouse.

De la toma del Conde de Mortain por Agnes Dama de Vitré y de la guerra entre Robert II de Vitré y Etien de Blois Conde de Boulogne

CAPITULO XX

 

En esta batalla de Tinchebay, que fue entre Enrique el Rey de Inglaterra y Roberto, su hermano, Duque de Normandía, en el año de nuestro Señor de 1106, fue Alan Fergand Duque de Bretaña ayudante del dicho Enrique, como dice Robert de Thorigny en la Crónica, que  “como el Rey, el Duque y los otros compañeros fueron a pie, así que ellos combatieron muy fuertemente a la hueste de Bretones a caballo, corrieron sobre la avanzada de  la compañía del Duque de Normandía, súbitamente la deshacen y por el hecho de su poderío fue la gente del Duque de Normandía en breve espacio ahuyentada, apresada y vencida, y fueron presos el Duque de Normandía y Robert Conde de Mortain con ellos, los cuales después murieron en Chartre”. Después de aquella batalla Robert de Vitré se cuidó de ir a entrar en su tierra y como no encontró quien le recibiera, se fue a la del Señor de Bisar, que le recibió benignamente en su castillo como su Señor, que el dicho Señor de Biars era uno de los que Robert Conde de Mortain había aliado en pactos con el dicho Robert de Vitré por tener intereses entre ellos. Y sucedió que Etiene de Blois,  Conde de Boulogne, hijo de la hermana del dicho Enrique Rey de Inglaterra y al que Enrique le había donado el Condado de Mortain, junto a un gran número de gentes, se vino a Biars contra Robert de Vitré para capturarle, pero Robert fue advertido por su gente de la venida del Conde Etiene de Blois, y no le espero en el castillo que los recibieron en campo llano, y después de fuerte y dura batalla entre ellos, fue el dicho Etiene derrotado y le convino huir del lugar por el momento. Pero tras juntar nuevas fuerzas, y por la ayuda, soporte y favor de los Normandos bajo la obediencia del rey Enrique su tío, expulso finalmente inicua e injustamente al dicho Robert de Vitré del castillo de Biars y de todo el Condado de Mortain, el cual retuvo por donación del Rey Enrique durante toda la vida del Rey. Después de su muerte, tomo la Corona y Reino de Inglaterra como resultado de la sucesión, Fulco Conde de Anjou por Matilde, su mujer, hija del dicho Rey Enrique y la que por derecho le debía suceder. El antes mencionado Rey Enrique de Inglaterra y el Conde de Mortain su sobrino hicieron morir en su prisión al anterior Conde de Mortain y, como ha quedado dicho, expulsaron y desheredaron a Robert de Vitré hijo de André de Vitre y de Agnes de Mortain, los cuales estuvieron un tiempo expulsados, y no pudo André de Vitré recobrar su derecho por el poderío de los dichos reyes, los mismos que a Alain Fergand, Duque de Bretaña, hicieron la guerra, tanto a él como a sus hombres, injustamente.

De la guerra entre Alain Duque de Bretaña y André de Vitré y de la paz hecha entre ellos.

CAPITULO XXI

 

La razón de la guerra entre Alain y André fue que, cuando el Duque Alain envió su ejército a Tinchebray en ayuda del Rey Enrique de Inglaterra contra el Duque Roberto de Normandía su hermano, había solicitado  y requerido a André de Vitré para servirle en aquella expedición como su Señor que era, la cual cosa había André rehusado de hacer por causa de ser el dicho Conde, Robert de Mortain, padre de su mujer Agnes, que era señor de aquel castillo de Tinchebray. el cual junto a su hermano Otón, Obispo de Bayeux, habían abandonado al Rey Enrique para servir a Roberto Duque de Normandía, que era el primogénito, y aunque todos ellos eran sus sobrinos, se inclinaron por la parte de Robert el Duque de Normandía. Y por esta causa, después que el ejército de Alain tornara vencedor de la batalla, Alain corrió sobre André y sus hombres, que habían contravenido la voluntad de su Señor por el poderío de sus muchas tierras. Pero de aquella guerra Alain y André pactaron la paz de esta manera; a saber, que el Duque Alain acordó a André de Vitre que el décimo octavo día después de la fiesta de San Hilario  en Accigne, al Jefe del Puente, rendiría a Alain  André todas sus tierras y todos sus feudos que en el país estuviesen alzados, a saber su castillo de Aulroy  y todo Pobleas, con todas las contribuciones del uno y del otro, y Brispriat, Sainct Isle y Isriac, junto con todas las otras cosas que pertenecían a André en cualquier lugar que estuviesen. Y después de la muerte de la Condesa Berta, Accigne y Moayse, e igualmente en vida de dicha Berta, si ella lo consentía, prometió Alain a André hacer castillo en Marcille dentro de los cuarenta días posteriores al requerimiento. Y si André quería, Alain separaría la casa de Guillermo de la pequeña Guerche y la casa de Azarie, y si Raúl de Foulgeres no estuviese de acuerdo, Alain rendiría a André el castillo de Foulgeres con todos los honores del castillo y lo defendería y guardaría, y además rendiría el Duque Alain y defendería a Godofredo de Moustiers, a Manfeinct Senescal y Techel de Lance, todos los feudos y todas las tierras. Y estas cosas tener observar y defender contra cualquiera que a André quisiera calumniar u ofender. Así Alain a dejaría a André por su confianza, como su hombre, su castillo de Vitre con todo honor y por la salvación de su cuerpo y esto se asigna con veinticuatro firmas, a saber, seis de Rennois, seis de Lamee, seis de Bocherel, y seis de Cornoüaille, a tal condición que si Alain quería hacer este convenio estas veinticuatro firmas las tendría André. Y fue esta concordia hecha entre André de Vitré y Alain Duque de Bretaña su Señor, muy honorables hombres, entre los cuales, por parte de Alain, fue Silvestre Obispo de Rennes, Gyron hijo de Anchitilus Señor de Chastelgiron, Guaranton, Godofredo de Moustiers, Hamon su hermano, Mainfeinct Senescal, Thechel de Lance, Eudon y Guillermo sus hermanos, Alain hijo de Rivalion, Herve d’ Accigne, Herve de Couymes, Odon de Corville y Godofredo su hermano, Gaultier de Landavran y muchos otros. Y fue Thechel de Chasteaubriend el primero de los veinticuatro en firmar que Alain prometía asistir a André. Y André por su parte jura al Duque su Señor fidelidad y guardarle la vida, su familia y su honor y que no le faltaría a su alianza con ningún pacto Y André no perdería ninguno de los acuerdos pactados. Y de esta manera fue entre el Duque y André de Vitré la paz hecha y firmada.

Como Robert de Vitré tomo por esposa a Emma Dama de la Guerche sin el conocimiento de André su padre., que le destierra.

CAPITULO XXII

 

En aquel tiempo vivía Gaultier Señor de la Guerche, hombre ligado a André de Vitré, el cual tenía un hijo llamado Godofredo de Ponence y tres hijas, la primogénita, llamada Emma, era mujer de Juhael hijo de Thechel de Chasteaubriend, de aquel Juhael tuvo un hijo llamado Guillermo de la Guerche; la segunda era mujer del Señor de Rochedire y la tercera del Señor de Cande. Sucedió que el dicho Godofredo de Ponence, hijo de Gaultier de la Guerche, que ya era caballero, fue muerto en una pelea, y no pasó mucho tiempo después que Juhael de Chasteaubriend, marido de Emma muriera y ella permanecerá bajo el consejo y la guardia de Gaultier su padre, con su pequeño hijo Guillermo. Y entonces este Gaultier Señor de la Guerche y Ponencé, viendo la muerte de su hijo Godofredo y de Juhael, su yerno, que tan rápidamente habían sucedido, queriendo proteger su tierra y a su hija primogénita y heredera, ofreció a su dicha hija Emma a Robert de Vitré, hijo de André de Vitré, su señor natural, con toda su tierra y sus pertenencias, excepto las que dono por su primer matrimonio con Juhael de Chasteaubriend, y que eran, a saber, las de Martigne. Y así Robert de Vitré deseando tener tierra, sin el consejo y la venia de André su padre, tomo por esposa a la dicha Emma, hija de Gaultier Señor de la Guerche y de Ponencé, y después que este matrimonio fuera consumado retorno Robert a Vitré. Pero André su padre que entendió no había obtenido su venia, tanto por haber tomado la hija de uno de los hombres a él enfeudados, como por haberlo hecho sin su consentimiento y consejo, gravemente contrariado con él, mando que fuese exiliado de su villa y de toda su tierra. Y como Robert no lo quiso hacer, André su padre se armó, monto su caballo y tomo su espada, y se fue a la villa, donde encuentra a Robert, al cual hiere gravemente. Pero Odon de Corville, viendo estas cosas que pasaban, tomo a Robert y lo llevo a su residencia, donde lo tuvo acogido en tanto que él estuvo herido de esta manera. Y cuando Robert paso la convalecencia y sanó, no oso permanecer en la tierra de su padre ni en la de Gaultier de Guerche, padre de su mujer, y se fue a Illec, que está allá en Candé con Emma su mujer, y permaneció allí mucho tiempo hasta que ella engendro y tuvo un hijo que fue llamado André. Y cuando André Señor de Vitré, padre de Robert, lo supo, mando al dicho Robert y Emma su mujer venir a Vitré y les perdonó su error. Y después de estas cosas y muchas otras dignas de alabanza, hechas por André de Vitré, padre de Robert, el murió y fue enterrado en la Capilla de Nuestra Señora de Vitré, en el año de 1135, según las Crónicas Anales.

Como Robert de Vitré fue perseguido por el Duque Conan IV y de la guerra entre ellos.

CAPITULO XXIII

 

Despues de la muerte de André Señor de Vitré, el dicho Robert su hijo primogénito heredo sus tierras, las cuales él quiso esforzadamente fomentar y ejercer justicia entre sus hombres, castigando gravemente los delitos, y algunas graves alteraciones e injurias. Y cuando los hombres vieron estas cosas se indignaron y no lo quisieron padecer más, y se fueron a pedir al Duque Conan de Bretaña, llamado el gordo, que los reinaba, el cual Conan había sido engendrado por el Duque Alain llamado Fergand con Ermegarda hija del Conde de Anjou, hermana de Fulco Rey de Jerusalén. Y se quejaron los siervos a Conan de las dichas injurias y maldades contra ellos infringidas por su Señor, y Conan acordó desheredar al dicho Robert de su tierra. Y para hacerlo, por el consejo de ellos, vino con gran poderío hasta Chasteaugiron. Y entonces por consejo de los que con Conan habían venido, vinieron a Robert a Vitré y le comunicaron los preparativos que hacía en el bosque de Pertuis de Clayes para tomar su Castillo de Vitré. Y Robert, que los creyó, se fue allá con toda su gente, y de esa forma desmantelo los dichos preparativos. Pero mientras él estaba allí, antes de que retornara, Conan se llegó a Vitré y sometió a la villa, excepto las casas donde estaban Emma su mujer y los dos hijos André y Robert. Y cuando Robert volvió del bosque a la villa, no pudo entrar porque Conan la había sitiado y estaba dentro con todo su poder. Cuando el Duque Conan entro en la villa, bajo a Nuestra Señora y permitió que Emma mujer de Robert y sus dos hijos André y Robert partiesen de su casa y se uniesen a su Señor. Cuando Robert supo lo que había sucedido y que no podía entrar en su villa se fue con el señor de Foulgeres su primo por parte de Ynoguen, el cual les recibió en su tierra y les permitió tener allí su refugio. Y entonces comenzó Robert a guerrear en el país de Vendelays, para vengarse de sus siervos, que así le habían rechazado. Pero cuando el Duque Conan lo supo, hablo con el Señor de Foulgeres y trato con el que expulsase de su tierra a Robert y a toda su familia y que no les ofreciese refugio, y así hecho, dio al Señor de Foulgeres Gahard y su parte de los bosques. Estas cosas así hechas, el Señor de Foulgeres, con todos los pactos puestos en marcha, expulsó de su tierra a Robert de Vitré a su mujer y a la dicha familia pues le conviene la necesidad de que ellos partan de allí. Así se fue Robert a Juhael de Mayenne y a Godofredo su hijo que por las injurias que le habían hecho lo recibieron benigna y diligentemente en su tierra, y le prometieron refugio. Y entonces comenzó el dicho Robert a hacer la guerra al dicho Conan por sus tierras y estuvo largo tiempo en Ernee y d’Illec en Guenigué, después en la Croesille y después cerca de la casa de Pelemouë en su tierra y tenencia de Bretaña. Y así continuo tanto que los hombres del Duque Conan, que permanecían en la tierra de Vitré, forzados por la guerra, le dijeron que ellos no podían aguantar más los asaltos de Robert y que no podían esperar en la tierra de Vitré pues no tenían más defensa que perseguirle.

Como Robert de Vitré fue perseguido por el Duque Conan, expulsado de la tierra de Juhael de Mayenne y de la de Guy de Laval su primo hermano y se fue a la de Guillermo de la Guerche.

CAPITULO XXIV

No tardo mucho el Duque Conan en reunirse con Juhael de Mayenne y Guillermo su hijo a parlamentar en Montautour. Y al final fue conclusión de esta reunión, que Conan dio a Constanza, su segunda hija, en matrimonio a Godofredo de Mayenne, hijo de Juhael, con toda la tierra de Vitré de la que estaba en posesión por la forma antes dicha. Y por este pacto así hecho entre Conan y Juhael, Robert de Vitré debía ser expulsado de la tierra de Juhael y no volver a darle soporte. Y fue hecho el matrimonio en Montautour y los esponsales celebrados. Este Juhael Señor de Mayenne padre de Godofredo, era hombre muy noble y poderoso, hijo de Gaultier de Mayenne y de la hermana de Hugo, Conde de Mans, padre de Hernert Conde de Maine y tenía desposada Juhael a una de las hijas de Guillermo Tallenas, Conde de Perche, y de la hija del Duque de Borgoña, de la que había engendrado a Godofredo de Mayenne, que esposa con Constanza hija de Conan, y era Guillermo Tallenas padre de la mujer de Juhael, hijo de Robert de Belesme Conde de Perche y de la hija del Conde de Ponthieu. Después de este matrimonio así hecho y cumplido, conminó a Robert de Vitré a partir de su tierra Juhael de Mayenne. Así se fue a Guy de Laval, su primo cercano por sus dos hermanas, hijas del Conde Robert de Mortain, que le recibió y acogió, tanto por la proximidad de linaje entre ellos como por la piedad por las injurias que se le habían hecho, y le permitió permanecer en su tierra a él y a su familia y de guerrear lo que así el quisiera. Y así comienza Robert a hacer la guerra en el país de Vitré y agravia a sus hombres, cómplices del Duque Conan, y sus consejeros le notifican los asaltos que les hace Robert de Vitré y le advierten de que no podrían permanecer en paz si él no lo perseguía y le expulsaba de las tierras del Señor de Laval. Así manda Conan a Guy de Laval a venir a hablar con él, y cuando llego, trato con él el destierro de Robert de Vitré. Y a fin de conseguirlo le da y concede todos los derechos que el dicho Robert tiene en la ciudad de Rennes y el feudo de Gomeulles en Dorden, con el bosque de Pruniers, y por tal convenio, él expulsaría a Robert y a su familia de sus tierras y de su protección. Y así este pacto concedido y firmado entre el dicho Duque Conan y Monseñor Guy de Laval, fue Robert desterrado y expulsado de toda aquella tierra. Viéndose así Robert tratado por los dichos Barones y que de ellos no podía fiar lo prometido ni convenido, se fue a Guillermo ahora Señor de la Guerche, hijo de Emma su mujer y hermano de André su hijo y de sus otros hijos. El cual Guillermo de la Guerche les recibió de buen grado, y teniendo compasión de ellos, les prometió y afirmo hacerlo por su propia voluntad, que en tanto el tuviera poder sobre su tierra, el no desasistiría al dicho André ni a los otros hijos de Robert de Vitré sus hermanos y hermanas y mantendría su derecho por su poder contra sus enemigos. Y así tuvo Guillermo de la Guerche al dicho André su hermano como caballero en su tierra con todo su poder y su gente y a Robert de Vitré padre del dicho André, lo alojo en Moustiers junto a la Guerche, en su tierra y residirá con Godofredo Thehel Señor de Moustiers su hombre. Y así después de esta recepción, el padre y los hijos, a saber, Robert y André de Vitre, desdé los dos lugares de Moustiers y de la Guerche, comenzaron a hacer guerra poderosamente y la llevaron a Rouuraye y a Pinel y así inmediatamente desgastaron la tierra de Vitré estorbando gravemente a sus habitantes.

Como el Duque Conan con su poder vino contra Robert de Vitré y como él y el Conde de Anjou fueron descompuestos

CAPITULO XXV

 

Cuando el Duque Conan supo que Guillermo de la Guerche había así recibido a Robert de Vitré y a André su hijo en su tierra y los quería mantener y defender contra él, reunió su ejército para ir a sitiar y tomar la Guerche. Y manda Conan al Conde de Angiers, que era su primo hermano, que le venga a ayudar con su poder, y así lo convinieron de una y otra parte. Así tenía el Duque Conan ya extendidas sus banderas en el puente de Visseiche y por otra parte vino el Conde de Angiers con todo su poder, y estaba ya entre ellos y Moustiers, cuando Robert de Vitré, André de Vitré su hijo, Guillermo de la Guerche, Teobaldo de Mathefelon que tenía por mujer a Marquise, hermana de André de Vitre, y el Señor de Candé que estaba con ellos reunieron a los otros  aliados que Robert de Vitré y André su hijo habían llamado en su ayuda y se fueron al bosque de la Guerche, donde se emboscaron y vinieron contra Conan en el puente de Visseiche, y se encontraron con sus intendentes y otras gentes que estaban avanzadas de los demás, a los cuales prendieron y mataron sin defensa y así tomaron y prendieron a todos los que se encontraron hasta llegar al dicho puente, e hicieron gran masacre a las gentes de Conan y los descompusieron, y tomaron también la tienda del dicho Conan, su cama y todo su servicio, la tienda de Rolando de Raix y la de Juhael de Malestroit, las que tenían en la Guerche. El Duque Conan y el Conde de Anjou viendo el colapso que les sobrevenía partieron del lugar y aquella noche durmió Conan en Chasteaugiron y el Conde de Anjou en Vitré, en la casa de Thehel Tirrel. Y André de Vitré, después de aquel colapso que había hecho en la Guerche, puso sus armas bajo un abulón a la entrada de la villa, con dos colchones del Duque que llevaban algunos de sus familiares que venían con el ejército, y entre ellos estaba Alain, Obispo de Rennes. Así los tomo André y los hizo mandar a Emma su madre, en la vieja casa de Bernardo Bussons y allí durmió el dicho Alain Obispo aquella noche. Y de esta manera André de Vitré con sus aliados, por la ayuda de Dios descompuso a su Príncipe.

Como Robert de Vitré por medio de los burgueses de Vitré recupero la villa y su tierra

CAPITULO XXVI

Se ha pasado por encima la consideración de que cuatro burgueses de Vitré, a saber, Ferron de Bour-aux-Moynes, Regnauld de Pocé y otros dos, habían ido a Roma en peregrinaje y confesaron sus conciencias a nuestro Santo Padre el Papa, y entre otras cosas le notificaron que por las injurias que les había hecho su señor natural, ellos lo traicionaron por un más fuerte Señor, el cual fue cambiado por ellos, y aquel más fuerte señor y sus aliados, habían desheredado a su dicho señor natural. Después del cual desheredamiento, aquel señor natural y su reciente señor, habían hecho grandes guerras, mortandades y destrucciones en la tierra que al primero pertenecía, por vengarse de aquel, y que todavía lo hacía intentando recuperar su herencia. Y cuando el Santo Padre lo entendió, les hizo de ello responsables; “Ir, dijo, malditos de Dios, al fuego del infierno que está preparado para vosotros y para los que os han ayudado en vuestras deslealtades”. Por ello estos burgueses, muy arrepentidos, amedrentadas sus conciencias por las armas y los gemidos, pidieron al Papa consejo sobre lo que por aquellas cosas debían hacer. Y Él les respondió; que ningún consejo se llevarían de él, si antes previamente no se rendían a su Señor del que ellos se habían apartado. Y entonces estos cuatro burgueses, muy tristes, dolidos y enfadados, partieron de Roma y retornaron a Vitré. Y ciertamente uno de ellos, a saber, Ferron, de buen grado, se fue entre la gente de su Señor desheredado, a fin de conocer de qué forma él le podía ayudar, y a hablar con él. El cual Ferron, así tomo y tuvo licencia para hablar con Robert y André de Vitré sus Señores, y por poderles desagraviar, ofreció “que así se hiciera de noche, el dicho Ferron Burgues, después de aquella reunión, a la hora de media noche podrían servirse de las hierbas de su jardín, que estaba junto a la puerta de Santa Cruz y que ellos podrían por allí sorprender, ya que por causa de la oración el portero le dejaba las llaves de la puerta”. Y después de que el dicho Ferron las tuvo, imprimió su forma en cera y después las devolvió al portero, pero envió estas formas así impresa a Robert y André de Vitre sus señores, que encargaron forjar una copia de las llaves en Cande. Y así por este medio permitido y ayudado por la divina clemencia, Robert de Vitré por la ayuda y consejo de André su hijo, de Guillermo de la Guerche, de Thibaud de Mathefelon y de Godofredo de Cande, el año posterior al colapso de Visseiche y también por medio de los Burgueses y de otros de sus hombres y siervos, tras las muchas cabalgadas hechas, de Moustiers, de la Guerche, de Pinel y de la Rouvraye y muchos trabajos que se hicieron y sufrieron, sostuvieron y aseguraron su tierra de Vitré en las segundas nonas de Diciembre del año de la encarnación de nuestro Señor de 1144 , la cual él había perdido en el año 1135 en los idus de Agosto, y así, estuvo algo más de nueve años desheredado.

De la guerra entre el Señor Robert de Vitré y Godofredo de Mayenne, de la paz entre ellos y de la muerte de André de Vitré primogénito de Robert.

CAPITULO XXVII

 

Así tuvo Robert de Vitré su tierra por el medio anteriormente dicho recuperada; pero entonces Godofredo de Mayenne al que el Duque Conan, como ya se ha dicho, había dado la tierra como dote de matrimonio con su hija Constanza, comenzó a guerrear a Robert y André, su hijo, pues el la quería tener y poseer enteramente tal como le había sido donada. Y Robert dijo que, por el contrario, el Duque Conan no le había dado más que su señoría y que otra cosa más grande no debía tener. Y a saber, que cuando Monseñor Robert de Vitré recobro su tierra, Guillermo de Sainct Merve no quiso venir a él, ni estar de su parte, y la tuvo contra él con Godofredo de Mayenne y sumo su casa a su poder de tal manera que desde allí Godofredo le hizo la guerra a Robert. De esta guerra Monseñor Robert de Vitré y André su hijo pactaron la paz con Godofredo de Mayenne de esta manera; a saber, que el dicho André de Vitré hijo de Robert seria hombre de Godofredo de Mayenne como Robert su padre lo era del Duque de Bretaña a causa de su tierra, antes de que la perdiera y lo fuera de Godofredo de Mayenne. Y André, después de gran contradicción en contra de esta decisión con su Consejo, hizo homenaje a Godofredo de Mayenne, concedido por obediencia a Robert, su padre. Y así fue hecha paz y concordia entre ellos. Pero después André cayó enfermo y ya no tuvo plena vida y salud. Y en el próximo y siguiente año de recuperar la tierra, a saber, el de 1145, mostrando buen temor de Dios, murió en las cuartas calendas de Julio y fue sepultado por los clérigos y monjes de su tierra junto al primer André de Vitré, su abuelo, en la Capilla de Nuestra Señora de Vitré.

De Robert el joven, segundo hijo de Robert, y como fue allá por deber al Rey Etienne de Inglaterra, requiso la pertenencia del Condado de Mortain y que él no lo pudo impedir.

CAPITULO XXVIII

 

De la deplorable muerte de su muy querido hijo André, se dolió Robert de Vitré su padre, muy grandemente, pero aún tenía otro hijo posterior que se llamaba Robert “el joven”, en el que se conforto y se guardó, y lo educó  e instruyó diligentemente. Y así Robert después de la muerte de su hijo André, con sus amigos y aliados y por su consejo, parte de allí por sus obligaciones con Etienne Rey de Inglaterra, el cual por entonces estaba en Normandía. Al cual Rey Etienne Robert suplica y requiere que le quiera mantener sus derechos sobre el Condado de Mortain, que el Conde Robert, su abuelo, con el consentimiento de la Condesa de Poitiers, su tía, le había donado y dejado. Y se encontró Robert con el dicho Rey Etienne en el bosque de Vernoit donde el cazaba. El Rey Etienne había recibido benigna y alegremente a Robert. Y sucedió que, en aquella cacería, de aventura, que el dicho Rey y Robert perseguían un ciervo y se separaron de sus compañeros y de los venadores y ellos solos persiguieron durante mucho tiempo a aquel ciervo, al que alcanzaron y cazaron, Y entonces descendieron de sus caballos y mando el Rey a Robert que lo desollara y Robert comenzó a hacerlo y el Rey le ayudo. Y cuando ellos actuaban de esta manera, Robert pregunto al Rey y le pregunto así; que si su feudatario Robert de Mortain, su abuelo, si el vio donde había muerto. A lo que el Rey respondió a Robert. “Acabad!, ¡acabad lo que estáis haciendo!, lo que vos preguntáis os lo responderé en el campamento y os dare cierta respuesta”. Cuando el ciervo fue así desollado y partido, el Rey y Robert se fueron del lugar, y así llego la hora de comer y comieron. Y después de la comida el Rey llamo a Robert y le pregunta porque le había hecho esa pregunta en el bosque. Y Robert le respondió que él no lo había dicho por ninguna maldad. El Rey no se contenta con esa respuesta y le conjura gravemente a que le diga la verdad, que lo que estaba hecho, hecho estaba, y que si el Conde Robert de Mortain había sido muerto por él. Entonces, amenazante, el Rey primero le dice, que él estaba muerto, y después le dice, que se volviese, que él había jurado nula la herencia de André de Vitré y no tendría tierra bajo su señorío y no obtendría nada de él, y que de ese desheredamiento en esa ocasión así lo había jurado. Y así se volvió Robert sin nada poder hacer y tras aquel desheredamiento tuvo después contención con el Duque Conan por su propia tierra y porque no pudo recobrar el derecho sobre la tierra de Mortain y él y sus herederos se fueron d’Illec después de ser desasistidos e injustamente despojados.

Del matrimonio de Robert III “el joven·”, de la guerra que le hizo a su padre, de la paz entre ellos y de la muerte de Robert II “el viejo”

CAPITULO XXIX

 

Estas cosas pasaron y entre tanto que sucedieron, creció Robert, el joven hijo del dicho Robert de Vitré y llego a la edad viril, y entonces Robert su padre, queriendo proveer por su hijo y su tierra, le caso con Alles llamada la Boüerie, hija de Enrique Señor de Foulgeres y después de este matrimonio hecho entre ellos, lo envió a Godofredo Conde de Angers del cual era hombre por la fuerza y por su ayuda y por mil libras de plata que le rentaba cada año, con un caballo blanco. El Conde de Angers recibió honorablemente a Robert de Vitré y le hizo Caballero.

Sello de 1172 Robert III de Vitre armas en escarboucle
Sello de Robert III de Vitre 1172 armas en Escarboucle iluminado de gules

Y después torno Robert el joven con Robert su padre y fue recibido diligente y graciosamente en la tierra de su dicho padre y la suya. Alles mujer del joven Robert murió, y después, por consejo y sugerencia de Thibauld de Champeaux, del Senescal de Dourden, de Guillermo de Champeaux, de Raul Pillet y de Guillermo de Combourtelle, pidió el joven Robert a su padre que le diese y dejase una parte de su tierra, la que de Alles su mujer había recibido y que era tenida y gobernada de todo en buen querer por Robert su padre, y por el consejo de Henry de Foulgeres, padre de la dicha mujer, y ella muerta como dicho es, el la quería tener y le demanda su parte. Y entonces Robert el viejo de Vitré, su padre, por la herencia de Emma su mujer, madre del dicho Robert el joven, le cede Vendelais. Él se fue allá a asentar y estuvo durante un tiempo en la Pilletiere, después partió de allí y fue a Sainct Jean sur Coüainon, y en Illec que le pertenecía y después de estar un tiempo allí el vino a Liuré donde tenía otro terreno. Y después, usando del consejo los dichos caballeros y de sus

 

 otros cómplices, que así creemos, no mediaban perfectamente entre él y su padre, junto sus fuerzas y vino a Vitré y entro en Bourg aux Moines donde estaba la Iglesia de Sainct Croix y la tomo así con los fosos que contenían el viejo castillo. Y entonces estaba su padre en su sala, pero Robert el joven, con todo el poder que pudo tener, entro en Bourrienne y asalto el castillete y sitio a su padre. Cuando el padre se apercibió de tal cosa, no lo pudo por mucho tiempo sostener, pero con la conformidad y licencia de su hijo Robert y de sus otros consejeros, salió de su casa y dejo su castillo y toda la tierra y se fue con Juhael de Mayenne que le recibió agradable y honorablemente y en su querella comenzó a guerrear la tierra de Vitré. Pero Robert el viejo no quiso sufrir que por su causa la tierra fuera sometida y así dejo a Juhael Señor de Mayenne y se fue con el Duque Eudon, que en aquel tiempo tenía la Bretaña, con Berta su mujer. Eudon era hijo de Etienne Conde de Painthievre y Vizconde de Porhoet y era Etienne hijo de Eudon hermano del Duque Alan Rebre. Y tenía este segundo Duque Eudon por esposa a Berta, hija primogénita del Duque Conan, del que se ha hablado ya, desestimando a Hoel Conde de Nantes, hermano de su mujer que había cuidado de los hijos del Duque Conan. Pero después de hecha la paz, quiso su padre tener la tierra y se fue allá a Tours y se rindió a Dios en Sainct Martin en Mairmonstier. Así tomo habito monacal en aquella Abadía y cuando él tuvo presente la brevedad de su vida, bajo el hábito de monje, acabo sus días y pasó a Jesucristo en la dicha Abadía en el décimo de las calendas de mayo y en el Capilla de aquella tuvo honorable sepultura.

Como Robert III de Vitré esposo a Emma de Dinan sobrina del dicho Eudon, y de sus hijos.

CAPITULO XXX

Entonces Robert el joven Señor de Vitré teniendo franca y segura su tierra, tomo en matrimonio a Avice, hija de Godofredo, hijo de Briend Señor de Chasteaubriend, pero a pesar de todo, después esto fue deshecho el acuerdo entre ellos en la Guerche a causa del linaje. Y sucedió poco después que, al servicio del Duque Eudon por casualidad paso por la Haye de Gael, Alain de la Roche hermano del dicho Eudon que les había guerreado, y tomo al dicho Robert en prisión, pero el Señor Rolland de Dinan, el cual Rolland le recibió voluntariamente y le hurto de las manos de Alain de la Roche y de su guardia.

Armas personales Dinan
Armas de la Casa de Dinan

El Conde Conan, hijo del dicho Duque Eudon y de la Duquesa Berta, que era prima hermana del dicho Rolland de Dinan, vino de Inglaterra, donde él estaba con la Reina de Inglaterra, su prima hermana, hija del Conde Godofredo, su tío. Y entonces a petición de Conan y Rolland y por la salvación de su cuerpo, tomo Robert de Vitre por esposa a Emma, hermana de Rolland, prima hermana del dicho Conde Conan y sobrina del Duque Eudon, hija de Agnorie su hermana. Y con Emma dio en dote a Robert, a saber, el Conde Conan, la tierra de Colinge y todas sus pertenencias y Rolland le dona Chenel, juntamente con sus derechos y dependencias y toda su tierra, y sucedió después que murió sin heredero de su esposa. Este Robert de Vitré tuvo de la dicha Emma su esposa cinco hijos; a saber, André, Alain, Robert, Jocelyn, Martin y una hija fue llamada Eleonor.

 

 

Como André II de Vitré, hijo primogénito de Robert III el joven, esposa a Matilde hija de Godofredo de Mayenne y de Constanza de Bretaña, y de la peregrinación a Jerusalén después de la muerte de Robert su padre, y del divorcio hecho entre él y la dicha Matilde

CAPITULO XXXI

 

Cuando André, su hijo primogénito, estuvo en edad, Robert, su padre, le caso con Matilde, hija de Godofredo de Mayenne, y de Constanza, la hija del Duque Conan el gordo de Bretaña, hermana de la Duquesa Berta, que los reinaba y de la que se hablara en adelante. Y da Godofredo de Mayenne a André hijo de Robert de Vitré, en dote de matrimonio, todos sus derechos de la tierra de Vitré, a saber, los que el Duque Conan el gordo le había dado a Godofredo de Mayenne, con su hija Constanza, cuando habían hecho la paz entre ellos, y de aquella manera Robert de Vitré hizo homenaje a Godofredo de Mayenne, el que debía al Duque, y cedió aquel homenaje Godofredo a André de Vitré. Y así tuvo André de Vitre a Matilde su mujer tal como Robert su padre quiso. Después de que Robert hubo tomado la Cruz para ir a Jerusalén, no lo pudo hacer, porque murió en Chevre el día de San Martin, en el castillo que él había hecho hacer. El dicho André su hijo, bajo las armas de Enrique Rey de Inglaterra, fue con él allá a Jerusalén para hacer la peregrinación que su padre había prometido y no pudo hacer en el año 1184. Aquel año, Heraclio, Patriarca de Jerusalén y el Prior de la Orden del Hospital vinieron a Francia, requiriendo ayuda contra los infieles, que habían entrado en Tierra Santa y habían tomado algunos de sus castillos y matado a muchos Caballeros Templarios. Así pues, el dicho André fue allí a su socorro, con muchos otros cristianos, y antes de su partida hizo su testamento. Y entre otras cosas deja encomendado y ordenado a sus ejecutores, que mandasen por su estima a los pobres de las tierras de Ruallen, de Champeaux y de Babin-Busson a los que había desgastado por fuego, todos los daños que les había hecho y los daños que él había hecho también en Gahard, en Chahaud, en Gigon y en las tierras de Guillermo de Sainct Gille y de Monfort que le había por la fuerza sometido, cuando él fue en armas en la expedición de Enrique Rey de Inglaterra, cuando este Rey Enrique vino a Bretaña, en socorro del Duque Conan el joven, contra Eudon su padre. Y este viaje hizo André, Señor de Vitré, y cuando retorno, vino a su tierra, donde fue grandiosamente recibido por sus vasallos. Y después el permanecerá con su mujer Matilde mucho tiempo, y cuando se dio cuenta que no podría tener hijos con ella y además no se ponían de acuerdo juntos. Y cuando sus parientes y amigos lo reconocieron, quisieron que el divorcio fuera hecho entre ellos, mismamente por la proximidad del linaje muy cercano que tenían y así fue proveído; a saber, que Alain Guegnard Conde de Cornüaille, engendro un hijo de nombre Hoel y una hija llamada Hinoguen, hermano y hermana que fueron del Duque de Bretaña, a causa de Havoyse su mujer, hija de Alain Rebre engendrada de Alain Fergand que fue Duque después de ellos. E Hinoguen su hermana fue mujer de Eudon, hermano del dicho Alain Rebre, del que engendro a Etiene Conde de Painthievre, estos Alain Fergand y Etiene eran primos hermanos en segundo grado. El Duque Alain Fergand de Ermegarde hermana de Fulco Rey de Jerusalén y Conde de Anjou, engendro a Conan el Duque que fue llamado el gordo y del dicho Conde Etiene fue hijo el Conde Eudon y Agnorie Vizcondesa de Dinan, la cual, después de la muerte de su marido tomó el hábito de San Sulpicio y fue allí abadesa. Y así fueron los dichos Conan el Gordo y Agnorie, primos nacidos de hermanos en tercer grado. De Conan el Gordo y de la hija del Rey de Inglaterra fue hija Berta, la Duquesa, mujer del Duque Eudon, hermano de Agnorie e hijo del Conde Etiene y Constanza, mujer de Godofredo de Mayenne, y de la dicha Agnorie Vizcondesa de Dinan eran hijos Rolland Vizconde de Dinan y Emma su hermana y mujer de André de Vitré, y de Constanza hija de Conan el Gordo mujer de Godofredo de Mayenne fue hija la dicha Matilde mujer del dicho André y así, eran primos en quinto grado. Y fue de esta materia mandada comisión a nuestro Santo Padre el Papa Clemente, tercero de ese nombre, a Pedro Obispo de Sainct Malo y a Guillermo y Robert Abades de Sainct Melaine y de Sainct Meen, en el año 1189, para decidir. En presencia de los cuales se habían presentado muchos grandes nobles y honorables hombres que afirmaron ser del linaje del dicho matrimonio. Los cuales juraron y diligentemente examinaron y fue decidido que por su testimonio que los dichos André y Matilde, como dicho es, estaban doblemente relacionados en grado de linaje y por el consejo de hombres discretos, juzgaron qué debían separar el matrimonio y dar a cada uno de ellos la libre facultad de contraer matrimonio con quien quisiesen. Pero cuando André supo del tratado de divorcio entre ellos, hablo con Matilde y le comunico que quería comprarle la parte de la dote de su matrimonio que le había dado Godofredo de Mayenne en dote con ella, y ella lo quiso y consintió, cuando fue aconsejada, por cierta suma de dinero que entre ellos fue acordada, la cual André gratuitamente acordó. E hizo este convenio André con la dicha Matilde en la presencia de Ricardo, Rey de Inglaterra, que en aquel entonces había sucedido a Enrique su padre y de Constanza Duquesa de Bretaña, viuda, la cual entonces tutelaba a su hijo Arturo, sobrino del Rey Ricardo y gobernaba la tierra por la voluntad del Rey. Esta Constanza Duquesa de Bretaña era hija de Conan el joven, hijo del dicho Eudon y de Berta la hija del Duque Conan el gordo. Y tenía Constanza por marido a Godofredo, hijo del dicho Rey Enrique, que había muerto en guerras y era hermano del dicho Rey Ricardo, y de Godofredo había tenido al dicho hijo Arturo que nació póstumo, es decir, tras la muerte de su padre. Y era entonces el dicho Arturo muy joven en el tiempo de dichos acuerdos entre André de Vitré y Matilde de Mayenne, por lo que fue acordado, que Matilde iría a Vendelais en tanto que la suma fuese pagada, y cuando André le hubiese hecho el pago, la dicha tierra le pertenecería franca y se desprendería por ella y por sus herederos. Y estas cosas confirma el Rey Ricardo por su firma en Tours, el primer año de su reinado, que fue en el año de 1189, el 27 de junio, presentes Pean de Rochefort Senescal de Anjou, Gerard Clers y otros, dado por la mano de Juan de Alençon, Archidiácono de Lifieux y Vicecanciller.

Como André de Vitre esposa a Guen de León, de la mano de la Duquesa Constanza, el acuerdo entre Arturo hijo de Constanza y André y como André cede a Emma su hija en rehén al Rey de Inglaterra por la dicha Constanza

CAPITULO XXXII

 

Despues de este pacto André Señor de Vitre deseando liberar su tierra y recuperarla, y tener hechos la suma y el pago y así vincular perpetuamente a él esta dote, envía a la Duquesa Constanza sus cartas de confirmación, presentes Hernert Obispo de Rennes, Pedro Obispo de Sainct Malo, Guillermo Abad de Savigne, Fulco Abad de Clermont, Alain de Dinan, Guillermo de Loheac y muchos otros, en Aulroy. Después de esta separación del matrimonio, hecho entre André de Vitre y Matilde de Mayenne, esposó André a Guen, hermana de Guiomar y de Herve, Señores de León, de la cual él tuvo una hija llamada Emma, y no quiso bien quiso la dicha Guen mujer a André mucho tiempo. Y durante la visita del Rey Ricardo de Inglaterra, que no podía hacer todo a su gusto en lo tocante al gobierno de Bretaña, por el favor, amor y obediencia que los prelados y barones le tenían a la Duquesa Constanza su Señora, que la acompañaban y servían, y ella oía por su consejo, la mando ir a Nantes, y estando allí la hizo prender en Teilly por el Conde Randoul, que la puso bajo la guardia del Señor Hascot de Raix. Y cuando André de Vitre supo de la noticia envió a preguntar a la dicha Constanza, para saber lo que debía hacer. La cual le manda por Guillermo, Senescal de Rennes, que fuese y tratase lo que se debía hacer con su hijo Arturo, heredero de Bretaña y le hiciese homenaje y le sirviese e hiciese por él lo que haría y serviría por ella. Y así hizo André, que hizo homenaje al dicho Arturo por encomienda de la Duquesa Constanza, y en todo se adhiere y tiene a Arturo por las tierras que tiene de él. Y jura a Arturo hacer acuerdo de que legalmente y fervientemente con su poder le defendería, y le guardaría a él y a todas sus tierras y dependencias referidas, lo que jura y conviene. Y aun le promete que jamás haría paz al Rey Ricardo de Inglaterra sin contar con él. Y este convenio juran por su alma el dicho Hervé Hagommar, y también lo jurarían juntos Guyomar y Herbe Señores de León, Alain el joven de Rohan, Guillermo de Loheac, Pean de Malestroict, Henry Salmon, Hervé Hagommar. Y prometieron a André de Vitré que, si Arturo refutara dicho convenio y no lo quisiera tener, que ellos se tendrían al dicho André aun contra el dicho Arturo, y de esto fueron hechas cartas selladas con el sello del Obispo de Vennes y los sellos de los dichos hombres en Sainct Malo de Beignon, el sexto día de las octavas de la Asunción de nuestra Señora en el año de nuestro Señor de 1190. Y hecho esto, el dicho Rey Ricardo vino a Bretaña, para cuidar querer y ayudar a Arturo su sobrino, el cual aún apenas era recién nacido y todavía niño. Cuando el entendió la empresa de su tío, por el consejo de sus guardias, se fue a André de Vitré que le recibió benignamente y lo acogió hermanadamente en su tierra. Así lo guarda diligentemente, ocultándolo de lugar en lugar para que su tío no le pudiese encontrar ni apresar. Y entonces partió el Rey Ricardo de Bretaña y se volvió a Normandía. Y después de su retorno, André de Vitré y Herbert Obispo de Rennes fueron a él y le requirieron y presionaron fervientemente a que liberara a su Señora la Duquesa Constanza. Y ellos enfeudarían buena parte de sus tierras si el Rey les otorgaba su liberación. Y además André de Vitre pondría a su hija en rehén de tal pacto, que si antes del día de la Asunción de Nuestra Señora, Constanza fuera liberada de la guardia y detención de Hascot de Raix. Y juraría este Hascot de Raix y afirmaría, que, si la dicha Constanza no era así liberada antes de la Asunción de Nuestra Señora, inmediatamente el reintegraría a André de Vitré a su hija, a la guardia del dicho André de Vitre si por su voluntad el termino no fuera prolongado. Y si la dicha Constanza era liberada dentro de los términos, el dicho Rey Ricardo podría tener a la hija de André hasta siete años. Y también que si después de la liberación de la dicha Constanza, el Rey quería ofrecer a la dicha hija de André fuese puesta en custodia en las manos del dicho Hascot de Raix, y este dicho Hascot, o quien la tuviera bajo custodia por encomienda del Rey, jurarían que pasados los siete años ellos devolverían la dicha hija al dicho André o a sus hombres o amigos, y si él muriera dentro de los siete años, su consejo la dotaría. Y a fin de que este pacto fuera firmemente tenido, se hicieron cartas las cuales fueron selladas con los sellos de Herbert Obispo de Rennes y los del dicho Hascot de Raix, presentes Godofredo de Chasyeaubriend, Guillermo de Monstrelais, Guillermo Bouscher, Guillermo de Lefberte, Herve Pillet y muchos otros.

De la guerra entre el Rey Ricardo de Inglaterra y André Señor de Vitré, por la prisión de la dicha Constanza, y como ella fue liberada

CAPITULO XXXIII

 

Este pacto así hecho , y la hija de André de Vitré y otras partes de la tierra encomendadas al Rey Ricardo, no por ello fue liberada la Duquesa Constanza, así como había sido decidido y prometido. Y entonces André de Vitre requirió a Robert de Tournehan Senescal de Angiers y todos los otros que le habían hecho fe, promesa y fianza, que su hija y los otros prisioneros les serian rendidos, que todos harían lo convenido, ya que ni la dicha Constanza, ni su dicha hija, ni otros le habían sido devueltos. Y pues el dicho André se vio así defraudado, hizo saber estas cosas a su Dama Constanza, que todavía estaba así detenida. La cual le pide singularmente que se asegure y ponga en guardia para que su hijo Arturo no caiga en las manos de Ricardo su tío, y que, en lo tocante a ella, estaría en prisión lo que a Dios placiese. Así lo hizo André, que tomo principalmente precaución en la guarda de Arturo, y después no dejaría él y los otros Barones de Bretaña de requerir y pedir la liberación de su Dama, y exigir y requerir al Rey Ricardo que sus pactos fueran cumplidos en el nombre de su fe. Y por esta causa el dicho Rey Ricardo envío a su Senescal en Bretaña con una gran fuerza de Normandos, Angevinos, Poictevinos y gentes de Manceaux, y la tierra de Vitré fue toda subyugada y destruida. Tomo sus castillos, de los cuales, él demolió algunos y otros los guarneció. Y al dicho André de Vitré persigue hasta la parte baja de Bretaña. Pero haciendo esto, el Rey Ricardo perdió a mucha de su gente, la cual André y sus aliados mataron en muchos encuentros. Y finalmente, por la resistencia que le hizo André de Vitré, el Rey Ricardo hizo paz con él, por la cual paz Ricardo libero a la Duquesa Constanza de su prisión y firmo también paces con ella, por las que toda la tierra de Bretaña y la de los Barones que la habían asistido y en especial la tierra y los castillos de André de Vitré el rendía a la dicha Constanza y Constanza al dicho André. Pero el Rey retuvo aun a la dicha hija de André de Vitré y a los otros prisioneros que le habían sido encomendados por el primer pacto, y por esta paz no los quiso rendir. Tras la paz así hecha, la dicha Constanza de Bretaña, como recompensa del gran servicio y por los muchos otros que el dicho André le había hecho, con la buena voluntad de su hijo Arturo, le da, y quita todas las calumnias (El autor habiendo leído “calumnias” en latín no entendió lo que hacía al traducir “chalanges” o “chalongues” en FRANCÉS. (la cita es del propio autor) y reclamaciones que ella y sus predecesores habían tenido sobre la tierra de Vitré y, de cualquier forma, enfeudarían al servicio y obediencia de ella y de sus herederos la dicha tierra, así como los predecesores del dicho André habían hecho a los suyos.  Y le da las cartas confirmadas de autoridad de su sello, presentes Guillermo Obispo de Vennes, Pedro Obispo de Sainct Malo, Guillermo de Loheac, Amaury de Monfort, Godofredo de Chasteaubriend y muchos otros en Ploermel.

 

La forma en que se hizo la paz entre el dicho Rey Ricardo, André II de Vitré y sus aliados

CAPITULO XXXIV

 

Como dicho es, cuando Constanza la Duquesa de Bretaña, por la cual André de Vitré guerreo al Rey Ricardo, fue liberada y ella hizo la paz con el Rey Ricardo, ella hizo la paz también con el dicho André y los otros Barones sus aliados; a saber, Guillermo de Loheac, Amaulry de Montfort, Alain de Chasteaugiron y a Guillermo de Espinay por la mano de Robert de Tournehan, que entonces era Senescal de Anjou. Y fue la dicha paz de esta manera; que el dicho Rey de Inglaterra perdonaba y retiraba a los dichos Barones y Caballeros plenamente toda ira e indignación y el rencor de su corazón, que contra dicho Señor ellos pudieran haber hecho por el servicio a la Duquesa, así como ellos tenían acostumbrado. Y rendía el Rey de Inglaterra al Señor André de Vitre todos los castillos y toda la tierra de esta parte del mar y de ultramar entera y plenamente. Y al Señor Robert de Vitré, Chantre de Paris, hermano del dicho Señor André de Vitre, le rendía el Rey todas las rentas de aquí (Bretaña) y de ultramar (Inglaterra) enteramente. Y, por otra parte, para la restauración de las cosas que él había perdido, el Rey le rendía en beneficios el valor de cien marcos de plata pura. A la Dama Emma de Vitré rendía a la sazón las tierras y dotes que ella tenía antes de aquella guerra, así como los que ella misma había tenido. A Guillermo de Loheac rindió el Rey de Inglaterra justa y razonable parte de toda la tierra que había pertenecido a su mujer de la tierra de Raix, sus guarniciones y los castillos que cayeron en manos del Rey contra su voluntad, y que hizo hacer esta partida por el consejo de los amigos y parientes del Señor Guillermo de Loheac y de los amigos y parientes de su mujer y continuaría el Señor Pierre de Loheac en la familia del Rey y con sus rentas. Al Señor Alain de Chasteaugiron, rendiría el Rey todos los derechos y todas las tierras de Inglaterra que su padre y el mismo habían tenido, según las normas y costumbres de los hombres ligados a Inglaterra, y al Señor Felipe, su hermano, retornar los derechos de su cámara, hasta que fuese provisto y bien compensado. Al Señor Rol de Montfort tomaría también cada año los derechos de su cámara, de los fondos del Rey y los derechos por su estado, hasta que fuese provisto y competentemente bien hecho. A Godofredo de Espinay, donaría del mismo modo el Rey justa y leal parte de los derechos de su mujer que era hija del Senescal de Dol, tanto en ultramar como aquí. Y por esta convención fueron los dichos Barones y Caballeros en paz, amor y concordia. La dicha Duquesa Constanza, mantuvo y prometió para los dichos Barones y Caballeros que ellos tendrían esta paz y conveniencia y que, si en adelante ellos quisieran partir y salir, ella les mantendría su tierra. E igualmente la Duquesa Constanza, Herbert Obispo de Rennes, Pedro Obispo de Sainct Malo y Robert de Tournehan Senescal de Anjou, juraban por el Rey de Inglaterra a los dichos Barones y Caballeros. Así mantuvo Godofredo de Chasteaubriend, por el Rey, que guardaría aquella paz sin romperla. Y de ello fueron hechas cartas bajo sello del dicho Herbert Obispo de Rennes. Después de que la Duquesa de Bretaña fuera así liberada y que dispusiese de su libre albedrio, por consejo del Rey Ricardo, caso con el Señor Guy de Thoüars, el cual después del matrimonio se llamó Conde de Bretaña y señor del país por causa de ella. A este Conde Guy hizo André de Vitre homenaje a causa de sus tierras en Bretaña y Guy le prometió por este pacto que él le defendería las suyas y sus cosas y todos sus derechos, así como los suyas propias, y que él le aseguraría la totalidad de lo que poseía su gente, y todo esto lo jura por juramento en la ciudad de Rennes el jueves antes de la Purificación de Nuestra Señora.

De la guerra entre André de Vitre y Guy Señor de Laval y de la paz entre ellos.

CAPITULO XXXV

Después de este acuerdo, y también de la dicha paz hecha entre Ricardo Rey de Inglaterra y el Señor André de Vitre, y los otros ya nombrados Barones y Caballeros cómplices y aliados que le habían hecho dicha guerra, sucedió otra nueva querella entre el dicho André Señor de Vitre y Monseñor Guy Señor de Laval, por causa de que muchos de los hombres de André se quejaban de que el dicho Guy les había hecho grandes agravios cuando ellos fueron a refugiarse en su tierra por la guerra del Rey Ricardo. Así querían que André les vengase, y comenzó guerra contra el dicho Guy, pero esta fue pacificada por medio de sus amigos. Y fue acordado hacer paz entre ellos, que, si en adelante el Señor de Vitre hiciese guerra contra alguno, que sus hombres y sus bienes tendrían seguro refugio en la dicha tierra de Monseñor de Laval, y de la misma manera si el dicho Guy de Laval entablase guerra contra alguno, sus hombres y sus cosas tendrían refugio y salvoconducto en la tierra de Vitré. Y entre ellos juraron tener estas alianzas y entre ellos ayudarse contra todos los mortales, salvo la de sus señores ligados y sus amigos; a saber, de la parte del Señor André, fueron exceptuados Juhael de Mayenne, Guillermo de la Guerche, los hijos de Maurice de Craon, Guillermo de Foulgeres, el Señor Guillermo de Rochers y los hombres ligados a André y que tenían sus tierras de él. Y de la parte de Monseñor Guy de Laval, fueron exceptuados, el Vizconde de Thoüars y sus hijos, el dicho Guillermo de Foulgeres, el Señor Alain, hijo del Conde Enrique de Painthievre y otros.

Como el Señor André de Vitré esposó a Eustace de Raix y de la guerra del Rey Juan de Inglaterra y del dicho Arturo de Bretaña que dona Langés al dicho André.

CAPITULO XXXVI

 

Después, el Señor André de Vitre, que estaba viudo, esposo a Eustace, hija del Señor Hascot de Raix, Señor de Raix, el cual Hascot dio en dote a la dicha Eustace la tierra de Bleing, de Yheric con la rivera del Loira, de la parte de la ribera donde la ciudad de Nantes estaba situada. Y le asigna también todo lo que tenía en Port Durant, en Vignen, en Sainct Etienne y en Dolon, con la voluntad y consentimiento de Garfire de Raix, su hijo. Y fue este matrimonio hecho y celebrado en Nantes por Godofredo, Obispo de la dicha ciudad, presentes el Señor Godofredo de Chasteaubriend y muchos otros grandes, nobles y honorables hombres, el cinco de marzo del año 1190. Y en este año el Rey de Inglaterra fue muerto por un dardo delante del castillo de Charluz en Lymosin. Después de la muerte del cual, Monseñor André de Vitré recupero a Emma, su hija, que el dicho señor Hascot guardaba, la cual estaba en sus manos desde el tiempo en que él estaba en pleito con la Duquesa Constanza. También después de la muerte del Rey Ricardo se hizo su hermano Juan coronar Rey de Inglaterra, y tomo y ocupo el Ducado de Normandía y el de Aquitania y los Condados de Anjou, de Maine y de Touraine, que el Rey Ricardo había tenido. Y el Duque Arturo de Bretaña fue gravemente agraviado, porque ese Reino de Inglaterra, y los dichos Ducados y Condados le pertenecían por ser su padre Godofredo mayor que su hermano Juan. Y porque el Rey Juan no los quiso rendir, se propone tenerlos y conquistarlos por la fuerza. Así junta gran hueste de sus hombres y con el favor de Felipe Rey de Francia, ataca al dicho Juan su tío en los Condados de Anjou, Maine y Touraine. En esta conquista sirvió grandemente el Señor André de Vitré al dicho Arturo, y por su sensatez y proezas fue uno de los principales gobernadores de su persona, porque el dicho Arturo era todavía joven. Y cuando él distribuyo sus tierras entre sus ayudantes, dio, al dicho André de Vitré, el Señorío de Langes con todos sus derechos pertenencias y dependencias. Y esto lo dono bajo cartas, y sucedió que después el dicho Duque Arturo fue a traición apresado en Mirabeau por el dicho Rey Juan su tío, que lo mato de su propia mano en el año 1202. El Rey Felipe de Francia que poseía los dichos Condados de Anjou, Maine y Touraine, después de la muerte de Arturo, trato con el dicho Monseñor André de Vitré de obtener el dicho Señorío de Langés que Arturo le había dado en recompensa por el servicio que le hizo Monseñor André en la guerra contra el Rey Juan y en por lo que él y otros Barones de Bretaña hicieron para vengar la muerte de su príncipe y por la ayuda el dicho Rey Felipe en el año 1205 cuando hizo hueste contra Normandía. El Rey Felipe encomienda al dicho Monseñor André de Vitré Sainct Sever y otras tierras en el dicho país de Normandía Y con ello le encomienda la tierra de Guerrande en Bretaña, que por no se sabe que medio estaba todavía en sus manos, la cual tierra de Guerrande fue partida y dividida entre el dicho Monseñor André de Vitré y Etienne Señor de Point-chasteau. A saber, Quenesquen y Lamor en el camino de Guerrande a Sainct Nazaire, todas estas cosas sobre el lado de la mar de dicho camino, pasaron a Monseñor André, con Bar, excepto Saillé y la lugartenencia de los burgueses de Guerrande que está en el lado de la mar, y toda la otra parte que está en la otra parte del camino fue a pertenecer al susodicho Etiene de Pont y fue en el año 1206. Y en ese tiempo murió Eustace de Raix mujer de André de Vitré, de la cual tenía un hijo llamado André como él (III de Vitré).

Así se casó nuevamente André y tomo como esposa a Lucia, hija de Monseñor Foulques, llamado de Paynel, Señor de Hambie, hombre de gran poderío y que tenía y poseía grandes tierras, posesiones y señoríos en Normandía y en Bretaña. De la cual Lucia, André tuvo un hijo llamado Robert de Vitré, Vizconde de Bais, del que se hablara después.

Sello de 1221 Robert de Vitre Foulques de Paynel Señor de Landavran
Sello de Robert de Vitré, Vizconde de Bais, X Señor de Landavran en una carta de donación de 1221

 


Continuara…

Anuncios

Litografía de la tumba de Enrique de Lacy, Conde de Lincoln Biografía y estudio de un error heráldico.

Litografía de la tumba de Enrique de Lacy, Conde de Lincoln Biografía y estudio de un error heráldico.

Enrique de Lacy murió a la edad aproximada de 60 años, el mes de febrero de 1311, en “Lincoln’Inn”, su casa de Londres, y fue enterrado en la antigua Catedral de San Pablo. Su tumba y su monumento funerario fueron destruidos junto con la catedral en el Gran Incendio de Londres de 1666.

Un monumento moderno en la cripta actual de la Catedral cita a De Lacy entre las importantes tumbas perdidas en el incendio.

Unos años antes del incendio, Wenceslao Hollar hizo un dibujo de la misma y su litografía es la única referencia que nos queda del aspecto de la tumba original.

No obstante, no sabemos si por culpa del propio autor, o de quien, en su momento, compuso la litografía, se deslizó un grave error de interpretación en las armas que figuran en ella, lo podríamos achacar a los duendes de la imprenta.

tomb-of-henry-de-lacy
1 Litografía de la tumba de Enrique de Lacy – Wenceslao Hollar

Biografía

Enrique de Lacy, tercer Conde de Lincoln, Barón de Pontefract, nació hacia 1249/1251[1] y falleció en Londres, el cinco de febrero de 1311, era un noble inglés, confidente y amigo personal del rey Eduardo I ‘Longshanks’.

Seal_Henry_de_Lacy
2 Sello de Enrique de Lacy – Imagen de Wikipedia

El matrimonio de sus padres fue organizado por la mismísima esposa del Rey Eduardo, Doña Leonor de Castilla. En 1258 había heredado tras la muerte de su padre sus títulos y tierras, que incluían la baronía de Pontefract, la de Halton y el título de Condestable de Chester (ver imagen 2), en 1266 heredó a si mismo los títulos y tierras de su abuela paterna Margarita de Quency, incluido el condado de Lincoln. Sin embargo, siendo menor en ambas herencias, esta fue mantenida en custodia por su madre, con la ayuda de su abuela en los años anteriores a su muerte. (Lacy, Henry, fifth earl of Lincoln (1249-1311), magnate, s.f.)

Hijo de Edmundo de Lacy, Barón de Pontefract que murió cuando Enrique era aún un niño de apenas ocho años, y de Alicia de Saluzzo de la Casa de los Marqueses di Saluzzo Del Vasto. También era heredero de su abuela paterna Margarita (Maud) de Quency, Condesa viuda de Walter Marshall Conde de Pembroke, y Condesa de Lincoln que murió cuando era un adolescente. Como pupilo de las grandes e importantes haciendas de su padre y, más importante aún, de su abuela, fue educado en la corte inglesa.

Contrajo matrimonio con Margarita (Maud) Longespée, hija de Sir Guillermo III Longespée y de su esposa Margarita (Maud) de Clifford, de la que tendría dos hijos, Edmundo y Alicia. (Richardson, 2004)

En 1272, al cumplir 21, la mayoría de edad, se convirtió en Conde de Lincoln de pleno derecho y tomo el control de todos sus estados.

Armas personales Lacy
3 Armas de Enrique de Lacy

En 1276 y 1277 sirvió en las guerras contra los galeses y en enero de 1278 fue a Brabante para arreglar el matrimonio de la hija del rey, Margarita, con el hijo y heredero del Duque de Brabante. Ese mismo año fue uno de los miembros de la escolta designada para asistir a Alejandro III, rey de Escocia, en su visita a Inglaterra.Fue el principal consejero y confidente del Rey Eduardo I “Longshanks” y durante el tiempo en que el rey estaba involucrado en conflictos militares con los escoceses, Enrique fue nombrado Protector del Reino.

En 1282 y 1283 volvió a luchar en Gales y tras la contienda (conocida en País de Gales como la conquista normanda) fue recompensado con el título de Señor de Denbigh y tomó posesión del castillo que allí existía y que había sido la residencia del príncipe galés Dafydd ap. Gruffudd. Enrique fue responsable de la fortificación de la ciudad y más tarde reconstruyó y extendió partes de su castillo. Eduardo I celebró su victoria sobre los galeses con un torneo en el que Enrique de Lacy fue el capitán del equipo que se alzó con la victoria.

Acompañó al rey en su visita de tres años a Gascuña, entre 1286 y 1289 y en 1290 fue uno de los comisionados nombrados para discutir la suerte de la corona escocesa con los guardianes de Escocia, para lo cual estuvo presente en las reuniones de Norham en 1291 y en Berwick en 1292, reuniones que darían como resultado que Juan de Balliol fuera elegido como rey escocés.

En mayo de 1293 acompaño a Edmundo, conde de Lancaster, como representantes del Rey, con objeto de discutir una tregua con los franceses. El año siguiente de 1294, le sorprendió, estando en Gascuña, un nuevo estallido de la guerra de Gales por lo que tuvo que volver urgentemente para aliviar su castillo de Denbigh, que estaba siendo atacado por el ejército galés, permaneciendo allí hasta 1295.

henry-de-lacy-depicted-at-whalley-abbey
4 Imagen de Enrique de Lacy en la escalera de la Abadía de Whalley

En 1283 autorizó la construcción en Whalley de una Abadía para dar cobijo a los monjes del monasterio de Stanlow que habían sufrido varias inundaciones, si bien estos no se trasladarían hasta 1295, inicialmente en una casa solariega, ya que la primera piedra de la Abadía no se colocaría hasta 1308.En esta época la tragedia entró en la vida personal de Enrique y su esposa, Margarita. Su hijo y heredero Edmundo, murió, según relatan algunas fuentes se ahogó en el pozo del castillo de Denbigh. También fallecería en esa época su hijo (ilegitimo) Juan. La pérdida del heredero varón obligo a Enrique a arreglar un matrimonio ventajoso para su única hija y heredera, Alicia, cuarta Condesa de Lincoln (1270-1348), con Tomas, hijo y heredero de su compañero y amigo Edmundo, Conde de Lancaster y hermano del Rey Eduardo.

En diciembre de 1295, Enrique de Lacy fue nombrado teniente del rey en Aquitania y a la muerte de Edmundo de Lancaster, Enrique fue elegido para sucederle como jefe del ejército inglés.

En la Pascua de 1298 había regresado a Inglaterra y en mayo de 1298 arregló el matrimonio de Eduardo, Príncipe de Gales, con Isabel “la loba” de Francia. Participo en la batalla de Falkirk, el 22 de julio de ese año, y en ella porto como armas heráldicas el león purpura sobre campo de oro. (Nobility and Parliamentary Rolls, “Some Feudal Coats of Arms”)

En septiembre de 1299 asistió a la boda del rey, ya viudo de su primera esposa Leonor de Castilla, con Margarita de Francia, en Canterbury, y en esa ocasión el rey le pidió resolver una disputa sobre quién debía recibir los paños del Dosel Real colocado sobre las cabezas de la real pareja durante la ceremonia.

En el “Roll of Caerlaverock” se le describe:

Henry the good Earl of Lincoln,

Who embraces and loves valour,

And holds his sovereign in his heart,

Leading the first squadron,

Had a banner of yellow silk

With a purple lion rampant.

 

Comando la primera división del ejército Real en el sitio de Caerlaverock en 1300, y allí también portó las armas heráldicas ya mencionadas.

Caerlaverock_Castle_from_the_air Simon Ledingham
5 Castillo de Caerlaverock Dumfries Scotland  Imagen de Simon Ledingham – Wikipedia

En mayo de 1301 asistió a Eduardo, Príncipe de Gales, durante la invasión de Escocia, el rey había recomendado a su hijo que escuchara con atención lo que Enrique le aconsejase. Durante los dos años siguientes estuvo muy involucrado en las negociaciones con los franceses, incluso fue enviado en una misión a Roma para quejarse al Papa sobre el daño hecho por los escoceses y siguió apoyando al rey en sus intentos de tomar Escocia por la fuerza.

Enrique de Lacy estuvo presente en la muerte de Eduardo I en Burgh-en-Sands, el 7de julio de 1307. Fue el más antiguo de los condes ingleses y su influencia permaneció durante los primeros años del reinado de Eduardo II.

Al principio apoyó la amistad del nuevo rey con su favorito, Piers Gaveston, incluso aceptó que le dieran el título de Conde de Cornwall, pero a medida que la influencia de Gaveston sobre el rey se hizo más insidiosa, su preocupación creció y en 1308 participo en la redacción de la “declaración de Boulogne”, que establecía una distinción entre lealtad a la corona y lealtad personal a la persona del rey.

Gaveston, que había apodado a Enrique de Lacy, «Monsieur Boele-Crevee[2], fue exiliado y Enrique se unió a su yerno, Tomas, Conde de Lancaster, para pedir la reforma de la casa real. Cuando el rey amenazó con retirar la tesorería a York, Enrique dijo que renunciaría como guardián del reino, ante esto Eduardo cedió y se reconcilió con Enrique, que pasó la Navidad de 1310 en su casa en Kingston en Dorset, ahora Kingston Lacy. (Ashworth, 2017)

Tras la muerte de su primera esposa en 1309, había contraído nuevas nupcias con Joan FitzMartin, hija de William, Lord Martin y su esposa Eleanor Fitzpiers. Joan era aún muy joven y es posible que Enrique esperase tener otro hijo con ella. (Sanders, 1960)

Poco después de su regreso a Londres, la muerte le encontraría el cinco de febrero de 1311. Fue enterrado en la capilla de San Dunstan, en la antigua catedral de San Pablo

Entre sus títulos también se encontraban los de Señor de Pontefract, décimo Barón de Halton y Señor de Denbigh. También fue el séptimo Señor de Bowland, el llamado “Lord of the Fells”, siendo el último miembro de su familia en poseer ese título.

La pleinte par entre missire Enrique de Lacy et sire Wauter de Bybelesworthe pur la croiserie en la terre seinte. Walter de Bibbesworth

6 Árbol genealógico de Alice de Lacy, hija y heredera de Enrique de Lacy.

Comparativa de Armas

Como ya hemos reseñado en su biografía, las armas que fehacientemente utilizo Enrique de Lacy tanto en la batalla de Falkirk de 1298 como en el sitio de Carlaverock en 1300 y que incluso se pueden ver en la lauda conmemorativa que existe en la escalera de la Abadía de Whalley, eran las tradicionales de la Casa de Lacy, un león rampante de sinople en campo de oro.

Armas de Alice de Saluzzo
Armas de la Casa de los Marqueses di Saluzzo Del Vasto
Armas De Quincy
Armas de la Casa de Quincy
1250 Batalla de Mansoura William II Longespée - Armas
Armas de la Casa de Longespée

Es lógico pensar que, si hubiese un escudo de armas grandes  las citadas de Lacy formarían parte principal en él, y a ellas se habrían podido incorporar como armas secundarias las de su madre y su abuela paterna, esto es, las de Saluzzo  y las de Quincy .

 

 

Existiría también la posibilidad, dada la relevancia de su matrimonio, (que le entroncaba con la mismísima Casa Real), que se incorporasen a las armas grandes, las de su mujer, Margaret de Longespée, Condesa de Salisbury.

Por último, un detalle no menos importante, el escudo estaría obviamente cimbrado con la corona de Conde.
Establecido este razonamiento, pasamos a observar en detalle el recorte de la imagen de las armas grandes representadas en la litografía objeto de este estudio en la parte superior izquierda.  En ella no vemos en ningún campo las armas reseñadas, incluso están timbradas con la corona de Barón que obviamente no le corresponde al tener Enrique, entre otros, un título superior, el de Conde de Lincoln.

tomb-of-henry-de-lacy rec 1
Recorte de la parte superior izquierda de la litografía de Wenceslao Hollar

En realidad, se trata de las armas grandes de Conyers Darcy, séptimo barón Darcy de Knayth[3], primer barón Darcy de Meinhill y cuarto Barón Conyers, 1570/1653, un noble británico, que fue padre del primer Conde de Holderness, pero que lógicamente, aún timbra sus armas grandes con corona de barón. La identidad incluso se comprueba por un segundo error, la inclusión de en una cartela laureada que aparece en la parte superior derecha de la misma litografía.

tomb-of-henry-de-lacy rec 2
Recorte de la parte superior derecha de la litografía de Wenceslao Hollar

Armas grandes teóricas de Enrique de Lacy

Basándonos en los ascendencias de Enrique y su mujer Margaret Longespée, con un diseño de armas clásico apuntado;  cuartelado 1º y 4º para el titular y 2º y 3º para su esposa, ambos a su vez cuartelados. Usamos como timbre la corona condal a la inglesa.

Primero y cuarto grandes cuarteles, cuartelados a su vez; 1º de Lazy, 2º de Saluzzo (por su madre), 3º de Quency (por su abuela heredera del titular del Condado,  Robert Lord Quincy (hijo y heredero de Saire Quincy, Conde de Winchester por Hawis su mujer cuarta hermana y una de las herederas de Randoll Blundeuile, Conde de Chester & Lincoln), 4º de Roger FitzJohn, por su bisabuelo Roger previas al cambio de apellido como Roger de Lacy (Roger cambio su apellido y se convirtió en barón de Pontefract por acuerdo previo a la muerte de su abuela paterna, Albreda de Lisours (-1194), que había heredado la baronía por derecho propio como prima y heredera de Robert de Lacy (-1193), quinto barón de Pontefract. En los acuerdos con su abuela Roger adoptó el apellido de de Lacy  y acepto el cambio de armas, y con ello recibió el derecho de heredar la baronía de Pontefract y sus tierras, y ademas las tierras de Bowland y Blackburnshire. Como parte del acuerdo abandonó las reclamaciones de las tierras de Lisouss de su abuela).

Segundo y tercer grandes cuarteles por su esposa Margaret Longespé, Condesa de Salisbury , cuartelados a su vez; 1º de Longespée (por su padre William III Longespé Conde de Salisbury), 2º Clifford (por su madre Margaret, hija de  Lord Walter Clifford, descendiente de Fair Rosemund), 3º de Plantagenet, (por su tatarabuelo, el Rey Enrique II de Inglaterra), 4º de Vitré (por su tatarabuela Eléonore de Vitré, Condesa de Salisbury, hija de Robert III “el joven” de Vitré, Barón de Vitré y Señor de Tillars, descendiente de la Casa Ducal de Bretaña-Francia).

Armas grandes de Henry de Lacy- Margaret Longespée.jpg
Armas grandes de Henry de Lacy, Conde de Lincoln  Diseño gráfico de @ Carlos Vidriales García Bustamante 25-08-2017

 

 Bibliografía y fuentes consultadas

 

Ashworth, E. (08 de 2017). WordPress. Recuperado el 23 de 08 de 2017, de https://elizabethashworth.com/the-de-lacy-family/henry-de-lacy/#comment-25017

Nobility and Parliamentary Rolls, “Some Feudal Coats of Arms”. (s.f.).

Oxford Dictionary of National Biography. (s.f.). Recuperado el 23 de 8 de 2017, de http://www.oxforddnb.com/index/15/101015851/

Richardson, D. (2004). Magna Carta Ancestry. Genealogical Publishing.

Sanders, I. (1960). English Baronies. Oxford.

Notas

[1] Era de edad de ocho años el día de Navidad de 1257. Por lo que deducimos que pudo haber nacido el día de Navidad o puede haber sido un día que se utilizase para calcular la edad. Conocemos una investigación en la que Sir Enrique Wallace, senescal de Pontefract, fechada el nueve de septiembre afirma que ‘Enrique de Lacy sería de 14 años el día de la Epifanía siguiente” (6 de enero de 1264-5), lo que daría como su fecha de nacimiento 1249, dos años después del matrimonio de sus padres.

[2] En ingles “Mr. Burst Belly”, traducido literalmente “Señor Tripas a punto de explotar”

[3] La Baronía Darcy de Knayth es un título con dignidad de par de Inglaterra. Fue creado en 1332 para John Darcy.

Robert de Craon Señor de Craon – II Gran Maestre de la Orden del Temple – El sitio de Lisboa

Robert de Craon  Señor de Craon – II Gran Maestre de la Orden del Temple – El sitio de Lisboa

Aunque no se conoce con exactitud la fecha de su nacimiento se estima que fue en los albores del siglo XII. Hijo segundogénito de Renaud I “el borgoñés” de Craon Señor de Craon (ca.1060/ca.1101) y de Ennoguen de Vitré. Sus abuelos paternos fueron Robert “el borgoñés” de Nevers, Señor de Craon y su segunda esposa Hedwige “Blanca” de Sablé. Sus abuelos maternos fueron Robert I de Vitré, Barón de Vitré[1] y Bertha de Craon[2]

Arbol genealogico de Robert de Craon.jpg
Genealogía de Robert de Craon

 

Hacia 1120 se instala en Aquitania, donde se enamora de la hija del señor de Angoumois, fue entonces cuando tuvo noticia de la fundación de la Orden del Temple, deja a su amada y toma el camino de Tierra Santa para convertirse en templario.

Armas personales Robert de Craon.jpg
Armas de Robert de Craon

Sus cualidades como hombre de armas y su piedad le granjean rápidamente el prestigio en el seno de la Orden y en junio de 1136, tras la muerte de Hugo de Payens, es designado como segundo Gran Maestre, con lo que adopta en sus armas la heráldica característica cuartelada de los Maestres del Temple.

Tras su nombramiento, destaca como un brillante organizador y convierte la Orden en una referencia fundamental de los Estados Latinos de Oriente.

Su papel administrativo es crucial, el 29 de marzo de 1139 consigue del papa Inocencio II, la bula “Omne datum optimum” (Toda buena dádiva y todo don perfecto viene de lo alto, del Padre de las luces, en el cual no hay mudanza ni sombras de variación) en ella se reconoce la Regla de la Orden y el botín conquistado a los musulmanes en Tierra Santa. Simultáneamente se libera a los Templarios del pago del diezmo y del sometimiento a la jurisdicción episcopal por lo que la Orden contará desde ese momento con sus propios eclesiásticos y dependerán exclusivamente del Papa, por último, son autorizados a llevar la cruz roja sobre sus mantos blancos. En 1144 fue promulgada por el Papa Celestino II la bula “Milites Templi” (Soldados del Temple) en la que se ordenaba al clero la protección de la Orden y se autorizaba a esta a la realización de una colación anual entre los fieles de toda la cristiandad. Un año después, el Papa Eugenio III promulgaría la bula “Militia Dei” (Soldados de Dios) por la que se consolidaba la independencia de la Orden respecto al clero secular además de concederle el privilegio de tener sus propias iglesias y cementerios.

Estos logros de Robert de Craon en el terreno jurisdiccional y organizativo que fundamentarían el inmenso poderío social y económico que luego desarrollaría la Orden, no se verían acompañados por la misma fortuna en el terreno militar.

Apenas elegido, derrota al emir de Alepo, Imad ad-Din Zengi; pero permite a sus caballeros entregarse al pillaje, facilitando que las tropas del emir se vuelvan contra ellos y los derroten con enormes pérdidas del contingente cruzado.

Robert de Craon autorizó a los templarios de la península Ibérica a lanzar en 1137 una importante expedición embarcada en cerca de 70 naves, en apoyo del Duque Alfonso de Portugal por la conquista de Lisboa, que resultó infructuosa ante la resistencia musulmana de la ciudad. Tres años más tarde, ya obtenida la independencia del ducado respecto al Reino de León, en 1140, Robert de Craon autorizaría un nuevo intento de conquista de Lisboa, aunque este también acabaría fracasando.

En 1140, los templarios se enfrentaron en Tierra Santa a un ejército turco mucho más numeroso en la batalla de Técua.

La caída de Edesa a manos de Zengi, al frente de un ejército de treinta mil hombres, en 1144, destruyéndola por completo y quemando la ciudadela con los cristianos atrincherados en ella, causo una profunda tristeza en la cristiandad y llevó al papa Eugenio III a convocar la Segunda Cruzada.

A finales de 1146, dentro de los preparativos de la Cruzada, Robert organizó una nueva expedición, aunque el Gran Maestre no llegaría a ver los frutos de este (su último) esfuerzo, ya que fallecería el 13 de enero de 1147[3],.

En mayo de 1147 partieron los primeros contingentes desde Darmouth (Inglaterra) pero debido al mal tiempo las naves se vieron obligadas a buscar refugio el 16 de junio de 1147 al norte de Oporto. Allí se entrevistaron con el rey Alfonso I de Portugal y en esta entrevista se estableció un acuerdo por el que se ofreció a los cruzados el saqueo de la ciudad.

Sitio de Lisboa_por_Roque_Gameiro
Sitio de Lisboa – Ilustración de Roque Gameiro

Lisboa acabaría siendo conquistada tras un sitio de cuatro meses, entre el 1 de julio y el 25 de octubre de 1147, que se saldó con su rendición por hambre. Entregada por los gobernantes musulmanes a los cristianos portugueses y sus aliados cruzados, la victoria constituyo un momento clave en el proceso de la Reconquista y uno de los pocos éxitos de la Segunda Cruzad

[1] Robert I de Vitré Barón de Vitré. Participo en la 1ª cruzada, donde perdió a sus compañeros y familiares, a su retorno tras finalizar su peregrinación a Jerusalén, fue preso por Guy de Laval y posteriormente liberado. Acompaño a Guillermo de Normandía en la Batalla de Hastings en la conquista de Inglaterra, recibiendo posesiones en dicho reino. En 1070 fundo el priorato de Sainte-Croix.

[2]  Bertha fue la primera esposa de Robert “el borgoñes”de Craon, de la que heredaría el Señorío de Craon.

[3] El registro de defunciones de la parroquia de Reims señala su muerte el día de los idus de enero, o sea el día 13. Su sucesor, Evrard des Barrès, toma posesión de su cargo en abril de 1147.

Pierre Oliver Malherbe conocido en España como Pedro López Malahierba

Pierre Oliver Malherbe conocido en España como Pedro López Malahierba

El siglo XVI conoció el apogeo de la Baronía de Vitré, cuya titularidad residía en la Casa de Laval desde que la última propietaria, Felipa de Vitré, Baronesa de Vitré y Vizcondesa de Rennes, hija primogénita de André III de Vitré, contrajese matrimonio con Guy VII de Laval Montmorency, Barón de Laval.

Vitré es una de las más antiguas ciudades del antiguo Reino y después Ducado de Bretaña, y se encuentra en lo que se llamaban “Las puertas de Bretaña”, por ser el territorio de Vitré limítrofe con el Reino de Francia hasta que fue absorbida por la corona francesa tras la boda de Ana de Bretaña, su última Duquesa independiente.

Las cofradías de los comerciantes de ultramar instaladas en Vitré vendían sus telas de cáñamo y lienzo por toda Europa. Este mercado se realizaba a través del puerto de Saint-Malo, operando normalmente con los territorios de América del Sur.

La maravillosa arquitectura de Vitré se refleja en las casas y mansiones con elementos renacentistas, sobre todo las que se encontraban dentro de la ciudad amurallada, sus iglesias, conventos y especialmente la fortaleza que domina la ciudad, dan fe de la riqueza de los comerciantes que allí estaban radicados.

Un “vitreén”, nacido en una familia de comerciantes de velas, Pierre Oliver Malherbe sería el primer hombre que dio la vuelta al mundo por vía terrestre[1].

pierre_malherbe
1 Pedro López Malahierba, autor desconocido, 1590

 

En una fecha no determinada sabemos que españolizó su nombre como Pedro López Malahierba y viajo a la ciudad de Valladolid, en cuya Universidad hizo estudios de ingeniería.Se embarcó nuestro protagonista en el puerto de Saint-Malo en 1581 con destino a España para aprender el negocio familiar con uno de sus tíos y desembarcó en Sanlúcar de Barrameda, que por entonces era un importante centro comercial donde su familia tenía una tienda bretona. Trabajó durante diez años en la tienda de sus parientes, “Toiles Bretonnes et Bas-à-l’Aiguille” [telas bretonas y bajos a la aguja] y llego a aprender correctamente el español.

Con objeto de embarcarse a Nueva España, y como el viaje estaba prohibido a los no naturales del Reino, se procuró una orden de misión de la Universidad de Salamanca a nombre de Pedro López Malahierba.

En busca de algún registro de su embarque a indias y tras  consultar los libros de embarque transcritos de los registros del Archivo General de Indias de Sevilla, concretamente en el Catalogo de Pasajeros a Indias Volumen VII, donde se pueden ver los registros de embarque a indias de 1591 y 1592, solo he podido encontrar dos registros alusivos a algún pasajero llamado Pedro López

En el primero, Pedro López dice ser natural de Sevilla hijo de Eugenio Marín y de María de la Paz, y viajar al Nuevo Reino de Granada como criado de García de Auñón Cañizares, el 23 de diciembre de 1591.Pierre_Malherbe Pasajeros a Indias 1591 2.jpg

El segundo, aunque no puedo asegurarlo a ciencia cierta, parece ser el registro de embarque de Pedro López Malahierba, y en él se hace llamar Pedro Lopez Malaver de Guevara y se dice natural de Zafra, soltero, hijo de Sebastián de Espinosa y de Inés de Escobar y viajar al Perú como criado del licenciado Juan Alonso de Carvajal el 18 de enero de 1592.pierre_malherbe-pasajeros-a-indias-1591-1

 

pierre-malherbe-juan-de-mendoza-y-luna-virrey-de-nueva-espana
2 Juan de Mendoza y Luna, Virrey de Nueva España

Durante su estancia en el territorio de Nueva España, Malahierba hizo una expedición en la que descubrió una mina de plata y para explotar el preciado metal constituyo junto a otro socio del que desconocemos el nombre, una sociedad, esta acabaría teniendo serios problemas porque Malahierba se vio obligado a huir a Panamá, más tarde a Perú y luego a Bolivia. Allí tuvo ocasión de conocer la ciudad minera de Potosí, famosa por su montaña de mineral de plata, el Cerro Rico.Sea uno, otro, o ninguno de ellos, lo que sí sabemos es que en 1592 embarcó hacia las Américas y tras la travesía desembarcó en Nueva España, donde, según algunas fuentes, conocería al virrey Don Juan de Mendoza y Luna, III Marqués de Montesclaros, (esto debió ser como muy pronto en 1603, pues Don Juan no sería Virrey hasta octubre de ese año).

 

El viaje a Asia y el regreso a Francia

 

Tras embarcar de nuevo, descendió hasta Tierra del Fuego, y pasando por el estrecho de Magallanes el viaje continuó hacia las Filipinas y luego siguió hasta llegar a China.

En Cantón, retomó su nombre de Pierre-Olivier Malherbe y logró entrar en el círculo de los notables chinos, a los que sedujo con los relatos de sus aventuras y su experiencia en las nuevas técnicas. Su reputación llegó incluso al emperador, y eso le permitió que le fuese concedida la protección necesaria para poder viajar por toda Indochina y Malasia. En la India se encontró con el gran mogol Akbar, de quien se hizo amigo. Akbar[2] era a la vez un conquistador que había sido capaz de ampliar y administrar su imperio y un creyente en busca de sincretismo. Malherbe permaneció tres años más en la India y los aprovechó para viajar por todo el territorio según su costumbre. Habría explorado las fuentes del Ganges, llegando hasta el Tíbet, Uzbekistán y habría visitado Kabul y Samarcanda.

Dos años después de la muerte de Akbar (1605), hacia 1607, viajo hasta Persia donde fue recibido por el Shah, que le recibió y le permitió visitar su territorio. Le ofreció incluso casarse con la hija del rey de Ormuz, pero Malherbe decidió regresar a Francia. Recorriendo Arabia, Mesopotamia y Siria, llegó a Alejandreta, donde embarco con rumbo a Marsella en 1609.

De regreso a su país, con veintisiete años y después de un viaje de diecisiete [3], se reunió varias veces con el rey Enrique IV de Francia, a quien narró sus aventuras, y sobre todo a su geógrafo Pierre Bergeron (1585-1638), que consignó por escrito la historia de sus viajes.

Durante una de esas reuniones con el rey francés y su geógrafo, les hablo del oro y de la plata de las Indias Orientales, de la situación de los yacimientos, les explicó lo que había aprendido sobre las rutas para llegar a estos lugares, y se ofreció a dirigir una expedición para el rey. Ganado el favor real, Malherbe se convirtió en consejero del rey Enrique, a quien ayudó a fundar los cimientos de la fortuna de Francia gracias a la explotación de los países de ultramar. Después de la muerte del rey (1610), regresó a España de nuevo para un acuerdo comercial. Murió hacia 1616, aunque hubo rumores que afirmaban que habría partido hacia México.

Pierre-Olivier Malherbe no dejó escritos de su propia mano, su historia nos es conocida por mediación del geógrafo de la corte francesa, Pierre Bergeron y las huellas dejadas en los archivos españoles. Algunas fuentes le atribuyen la autoría de un diccionario en lengua malaya que fue añadido en 1609 a la obra de François Martin de Vitré, “Description du premier voyage fait aux Indes orientales par les Français en l’an 1603”. También se le menciona en la obra de 1629 del geógrafo Pierre Bergeron, “Traité de navigation et des voyages de découvertes et conquêtes, principalement des François”.

Bibliografía

Mª del Carmen Galbis Díaz, Catálogo de pasajeros a Indias. VOL.VII (1586-1599), 1986.,

Jean-Loup Avril,Mille Bretons, dictionnaire biographique, Éditions Les Portes du Large, Rennes, 2002, ISBN 2-914612-10-9

Jacques Marseille et Renaud Thomazo (directeurs de collection), Journal de la Bretagne, Éditions Larousse, Paris, 2001, ISBN 2-03-575097-0

Bernard et Jacqueline Le Nail,Pays de Vitré. Hommes et femmes remarquables, Éditions Les Portes du large, Rennes, 2004,ISBN 2914612168

Jean Choleau, Les Bretons à l’aventure, Vitré, Éditions Unvaniez Arvor, 1950.

Georges-Gustave Toudouze, Le premier des globe-trotters, Éditions André Bonne, 1955.

Roger Faligot, Les sept portes du monde, Editions Plon, 2010. ISBN 978-2-259-20935-9

 

[1] Excepto los desplazamientos entre continentes

[2] El gran mogol Akbar reinaba desde 1556

[3] Si las fuentes son ciertas comenzaría el viaje a la edad de 10 años y eso nos hace pensar que, cuando embarco para reunirse con su familia en Sanlúcar, debió hacerlo acompañado de algún adulto, pues no era natural que un niño de diez años viajara solo en esa época, aunque las fuentes no lo citan, probablemente lo hiciera con el citado tío, que lo acogería en la casa familiar de Sanlúcar de Barrameda.

Crónica de Vitré    II – Capitulos VI a XVI

Viene de Crónica de Vitre I – Capitulos I a V

Como Rivalion Señor de Vitré y Vizconde de Rennes, mato al Señor de Guemencheboy, para vengar al Duque Godofredo su Señor

CAPITULO VI

De esta Dama Genegarde La Vicaria tuvo Rivalion un hijo llamado Rogand y vino en  el tiempo durante el que el dicho Rivalion y Genergarde estuvieron en Auroy, que el Duque Godofredo reunió en este lugar de Auroy gran Parlamento y toda la corte de sus barones y otros feudatarios, en el cual Parlamento se enfrenta el dicho señor de Guemenecheboy con tal ultraje que niega a Godofredo delante de toda la Corte por lo que el dicho Godofredo resulto así tan indignado que abandono el Parlamento y entrando en su cámara maldijo a su linaje y se negó a comer si no era vengado del Señor de Guermenecheboy, y cuando Rivalion le Vicaire que estaba en su casa se enteró de las injurias que le habían sido hechas a su señor, se armó con premura, monto a caballo y tomo su lanza, así se encontró en la villa con el dicho señor de Guemeneheboy le dio muerte y después se hizo conducir  a su residencia y tomo a su mujer y a sus hijos, quemo sus casas  y tras despojarse de ellos volvió a Rennes donde el esperaría la guerra contra los amigos del dicho Señor de Guemenecheboy, pues era un hombre con gran poderío.

De la muerte de Rivalion, Genergarde su mujer y Rogand su hijo primogénito y como Tristán su hijo le sucederá

CAPITULO VII

No mucho después de que Godofredo de Rennes Duque de Bretaña muriera, a saber, esto fue en el año de nuestro Señor de 1008, por tanto los dos hijos que él había engendrado con su mujer Havoise, la hija de Ricardo el viejo, Duque de Normandía, uno llamado Alain y el otro Eudon, reinaron en su lugar, y en tanto envió el Vicario Rivalion a Rogand su hijo a Alain, que tendría el honor de servir a Bretaña, y Alain lo recibió benignamente y cuando estuvo en edad le hizo Caballero, pero Rogand no vivió mucho tiempo, y tras su muerte fue sepultado en la Abadía de S. Melaine de Rennes. Tuvo Rivalion también otro hijo de la dicha Genergarde su mujer, llamado Tristán que él retuvo consigo tras el nacimiento y que por tanto era todavía muy joven. Tras la muerte de Rivalion fue sepultado en la Abadía de San Jorge de Rennes fundada recientemente por el Duque Alain, y dio Rivalion en perpetua limosna muchos legados e ingresos, tampoco demorará mucho Genergarde la Vicaria en morir y será sepultada junto a su marido en esta misma Abadía.

Como Tristán Señor de Vitré fue desposeído de sus tierras por el Duque Conan II de Bretaña

CAPITULO VIII

Asi pues Tristán su hijo, que vivió después de ellos, tenía los dichos Señoríos de Vitré, de Aulroy y todos los otros ya a su nombre, este Tristán era joven y se creó un consejo con los Caballeros y otros hombres nobles de la tierra de Vitré y fue injustamente tomado por sus propios caballeros para complacer al Duque Conan el hijo del difunto Alain su padre que lo había engendrado de la Duquesa Berta hija de Odón Conde de Chartres, y esto sucedió en las calendas de octubre del año de gracia de 1039.

armas-personales-juhael-berenger-de-rennes
Armas de Tristán de Vitré

A este Duque Conan que era todavía niño, exigieron los Caballeros de la tierra de Vitré, que les desvinculara del señorío de Tristán y que les diera otro gobernador pues no podían soportar su tiranía. Y para mejor inclinar el parecer de Conan le recordaron como Martin de Rennes abuelo del dicho Tristán tenía las tierras por la fuerza y contra la voluntad de Conan I Conde de Rennes, hermano primogénito del dicho Martin, entre los cuales hubo guerra, la cual Conan no había terminado con el fin de no inquietar a los vecinos de Nantes, y tanto insistieron que Conan cedió a su demanda, el cual por su consejo expulso a Tristán de sus tierras y le desheredo de todo y  otorgo a los vecinos de Vitré (Vitreois)  por gobernador uno de sus familiares llamado Rivalion “el viejo” que era un hombre de noble linaje, aunque era perverso y austero.

Como Tristán Señor de Vitré esposa a Ynoguen de Fougueres

CAPITULO IX

Tristán, cuando él se vio así desposeído, con unos pocos de su gente huyeron y se refugiaron en Fougueres, un Señorío cercano a Vitré que provenía también antiguamente del Condado de Rennes por reparto asignado a un segundogénito, el cual Señorío tenía un muy poderoso y noble Barón llamado Men, el cual Men recibió a Tristán libre y benignamente tanto por honrar su nobleza como por amor de parentesco. También por las injurias que le habían sido hechas a Tristán, lo acoge y abandona su tierra y sus hombres para defenderlo y así después guerreo Tristán al Duque Conan e hizo con sus hombres muchas cabalgadas y asaltos. Y tenía este Men Señor de Foulgueres una hermana llamada Ynoguen maravillosamente bella que enamoro a Tristán de Vitré y deseando tenerle por esposo a él y no a otro reveló los secretos de su corazón a su hermano Men, que se lo pidió a Tristán. Tristán, excusándose, respondió que él estaba desheredado y no tenía tierra con la que mantenerla cuando la hubiese esposado, pero Men le prometió en dote de la dicha Ynoguen su hermana, todo lo que tenía en Vendelays junto al rio de Coaynon. Cuando Tristán se vio así comprometido y requerido, considero la gracia que le había hecho Men y no lo pudo rehusar, incluso por el honor y la belleza de la Dama, y la tomo por mujer con la dote que le había sido asignada a condición de la más grande confirmación de paz y alianza entre ellos. Men retuvo la mitad de la donación, por si Tristán hiciera discordia entre ellos, y así Men por esta retención le podría forzar. Y aparentemente Tristán podría forzarle desde su otra parte de Vendelays, y en su parte de Vendelays, hizo el dicho Men construir y cerrar un castillo muy fuerte y defendible, en Plesseix, el cual estaba en la dote de la dicha Ynoguen, y fue después llamado vulgarmente le Plesseix de Ynoguen.

Como Tristán por medio de sus caballeros recuperara su tierra, y de su muerte

CAPITULO X

Basándose en este Castillo de Plesseix guerreó Tristán la tierra de Vitré, y guerreó con Jacob le Vieille, que el Duque Conan había ordenado gobernador, la cual tierra de Vitré fue así en este tiempo, por parte de Tristán, oprimida y por otra parte lo fue también por el dicho Rivalion familiar del Duque Conan, el cual la tomo presa y no la quiso rendir más aun la puso a término ante el Duque Conan y la gobernó injustamente. Por estas cosas fueron los Caballeros y otros Nobles de la tierra de Vitré presos de mucha ira y comenzaron a arrepentirse de haber cambiado su verdadero y natural Señor por otro extranjero. Así hablaron y deliberaron entre ellos y que, si no se avenía a sus peticiones en la primera ocasión que se les presentase, ellos le prenderían y rendirían la tierra a su Señor de Derecho. Y la guerra no tardo cuando Rivalion tomo preso al Señor de Montigne, y cuando fue requerido a rendirse por todos los Caballeros no lo quiso hacer, pues sucedió que los dichos caballeros indignados chocaron contra él. En el enfrentamiento el Señor de Landavran mando un espía a matar a Rivalion el Vieille. Hecho esto se fueron a su Señor Tristán en Plesesix Ynoguen y le encontraron con Ynoguen su mujer en su casa y le rindieron y restituyeron enteramente la tierra de Vitré., por el tal servicio dio Tristán al Señor de Landavran sus molinos de Vitré y muchos otros dones, tierras y posesiones. Después hizo Tristán la paz con el Duque Conan por la muerte de Rivalion su familiar así asesinado. En la cual paz hecha, Conan le rindió todas las tierras de Bretaña con todos los derechos y todo lo que el Duque Godofredo abuelo de Conan había donado a Rivalion le Vicaire su padre y todas aquellas cosas que había recibido como dote de Ynoguen de Foulgeres le dejo poseer en paz. Tristán tuvo de la dicha Ynoguen un hijo que fue llamado Robert, el cual creció tanto que llego a edad viril. Y entonces murió Tristán, y fue enterrado en Marcillié en la Iglesia de San Eüen, y Robert aun joven permanecerá bajo el consejo de su madre Ynoguen la cual le instruyo bien y legítimamente hasta que él fue Caballero.

De Robert hijo de Tristán Señor de Vitré y del acuerdo al que llego con el Conde Eudon de Rennes

CAPITULO XI

A este Robert de Vitré, Señor de Vitré , se llegó Eudon de Rennes que era Conde de Bretaña y que era tío del Duque Conan, entonces reinante, hermano del Duque Alain su padre y también Godofredo hijo de Eudon, solicitando la ayuda de Robert porque en aquel tiempo estaban en guerra con Conan por el reinado de Bretaña y le recordaron los desgraciados términos que el dicho Conan había tenido con Martin, abuelo de Robert y como le había desheredado y desposeído de todas sus tierras, al cual Robert persuadieron inicialmente a inclinarse a sus  deseos he hicieron entre ellos las conveniencias a saber necesarias para levantar partido contra el dicho Conan y le prometieron hacer donación de Castelgiron, feudo de Anchitillus, con todos los feudos que el Señor de aquel Castillo tenía por concesión del Conde de Rennes y también le prometieron darle en feudo todas las pertenencias que el Conde tenía en su ciudad de Rennes y la guardia del castillo de Rennes y después de que los dichos Eudon y su hijo hicieran en la dicha ciudad de Rennes, sin la licencia de Robert, otras fortalezas, también le darían le Fou y Malaulnay y las pertenencias que el Conde tenía en Dourdan y otras muchas cosas contenidas en dicho Convenio, el cual el dicho Robert inicialmente acordaría, pero cuando él vio que era contra su honor, él se negó a aceptarlo.

Como Robert Señor de Vitré fue a Jerusalén y fue preso a su vuelta por Guy Señor de Laval

CAPITULO XII

En aquel tiempo estaba la Santa Tierra de Jerusalén ocupada por los infieles, la cual cosa oyó Robert de Vitré y tomo el signo de la Cruz y dejando sus tierras al cuidado y gobierno de Ynoguen, su madre, se fue allá a Jerusalén, donde el sufriría muchísimos trabajos y penalidades por el honor de nuestro Señor.

1250 Batalla de Mansoura Andre III Baron de Vitre Armas
Armas de Robert I de Vitré

Y cuando el acabó su peregrinación, se puso en camino de retorno, y en Mas se encontró solo, pues todos sus compañeros y familiares resultaron muertos en el camino, así cuando volvió de la jornada de Mas envió a uno de sus servidores a anunciar su llegada a Ynoguen su madre, en Vitré, pensando estar en breve en presencia de ella. Pero Guy Señor de Laval, que nuevamente había hecho reedificar su Castillo, se interpuso en el retorno de Robert y le hizo espiar por su gente y conociendo el día de su vuelta le hizo prender y hacer prisionero y así le retuvo hasta que su madre Ynoguen vino a él. La cual pregunto al dicho Guy porque tenía a su hijo prisionero esperando que él se aviniese a razones y le liberara. Guy le respondió que él no pedía dinero pero que quería la tierra y que Robert e Ynoguen le dieran el disfrute del bosque y de los Landes de Pertre, la mitad de dicha Pertre de Breal y de Montdever y así le rescataría. Y les puso todas estas cosas como condición y le jura ponerlas previamente como necesario para que el dicho Robert fuese librado de sus cadenas. Así no quiso Ynoguen, su madre, que fuese perdido por tal juramento pues ya habría mejor momento para recuperar las tierras. Y así fue liberado Robert de la prisión de Guy de Laval y retorno a Vitré con Ynoguen, su madre, y después fue requerido por Ynoguen, su madre, a recuperar la herencia que él había perdido en su peregrinación, en la que tantas angustias había sufrido por amor a nuestro Señor, y tener por el contrario que padecer aquella injusticia., pues él podía ser legalmente dispensado, no por su madre ni por cualquier otra persuasión que se le hiciera, sino porque  jamás iría en su contra de su derecho pelear por la forma en la que Guy de Laval le tenía esas tierras.

Como Robert esposa a Berta hija de Guerin Señor de Craon y de la guerra entre el dicho Guerin y el Conde de Angiers.

CAPITULO XIII

Robert fue recibido en su tierra por Ynoguen, su madre, y por sus hombres Y por el consejo de la dicha madre y de sus Nobles, tomo como esposa a Berta, hija de Guerin de Craon, el cual Guerin no tenía otro hijo e hija más que la dicha Berta, que era su heredera y era Señor de Craon. Y fueron todos junto a Guerin, porque Godofredo Martel, que entonces era Conde de Anjou vino con muchas quejas al Duque de Bretaña, y que debía poseer la tierra de Craon y prometió a cambio al dicho Conan que él le devolvería toda la tierra hasta el Arco de Angiers a su beneficio y al de Bretaña, pues en los tiempos antiguos había estado bajo la obediencia de los Príncipes Bretones, pero los Condes de Angiers la habían ocupado y tomado para ellos en la medida que la había tenido la Diócesis de Anjou durante y después de las perturbaciones y persecuciones que hicieron los daneses y los noruegos. Y así entre Conan Duque de Bretaña y Godofredo Conde de Angiers, contra Guerin de Craon fue declarada gran guerra y gran contención, en la cual Guerin tuvo ayuda y consejo de Robert hijo de Tristán, su suegro y de otros bretones que por la gracia y amor a Robert le ayudaron, y oprimió grandemente al Conde de Anjou. Y se reunieron un día el Conde, sus barones y su consejo en Angers y les recordó la injuria que Guerin de Craon le había hecho, que su tierra y su feudo habían vuelto a Bretaña y no lo quería reconocer y pide y encomienda a los dichos barones que lo juzgaran convenientemente, pero ellos respondieron que Guerin Señor de Craon era barón como ellos, y en su ausencia no harían juicio y no lo quisieron hacer. Y estaba presente un Caballero de Francia llamado Hugo el Borgoñés, que estaba con el Conde de Angers y que desde su infancia había sido buen compañero en la Corte del Rey de Francia y que era de muy alto linaje. Este Hugo juzgo y dicto por sentencia que Guerin Señor de Craon había forzado su tierra y su derecho. Cuando la noticia de esta sentencia llego a Guerin, con ingenio fue a sus prisiones y tomo a uno de los que habían sido apresados por él y les hizo acordar y afirmar por juramento que llevarían sus palabras al Conde de Angiers, en la Corte; A saber, que él no había hecho ninguna traición ni ninguna cosa que no tuviera en derecho. Que él lo tenía por concesión del Señor Duque de Bretaña y que él tenía la tierra de él, la cual sus predecesores habían perdido por su impotencia. Y que en la propia Corte del dicho Conde de Angiers o en la Corte del Rey de Francia arriesgaría la tierra de su feudo y estaría contento de arriesgar su cuerpo contra el más fuerte de los caballeros del Conde de Angiers. Y por el mismo mensaje manda Guerin decir a Hugo de Borgoña que el juicio que había hecho no era bueno ni obedecía a derecho y que dentro de ese año, con la ayuda de Dios, le perseguiría y demoraría lo demás hasta final de ese año.

Aun de la guerra de Guerin de Craon y de su muerte

CAPITULO XIV

Durante este tiempo sucedió que Conan Duque de Bretaña que había ido a Craon para preparar su guerra contra Godofredo Martel, fue envenenado y murió en el año de nuestro Señor de 1066. Y porque el dicho Conan no había tenido hijos, Hoel Conde Cornoüaille y de Nantes que estaba casado con Havoise, hermana del dicho Conan sucedió al Duque. Y así retomo a Godofredo de Anjou el Conde de Angiers, casi toda la tierra que Guerin por la fuerza de Conan y de los bretones le habían sustraído. Hoel, nuevo Duque de Bretaña, ocupado en tomar y disponer de sus ciudades y proveer de sus propios asuntos puso en alquiler las de Guerin. También Robert Señor de Vitré, yerno de Guerin fue en aquel tiempo rogado y requerido con muchos otros bretones por el Duque Guillermo de Normandía que había emprendido la conquista del Reino de Inglaterra, en ese momento bajo Harold el hijo de Godouyne, que después de la muerte del Rey Eduardo, el cual había nombrado a Guillermo como su heredero, lo había contra todo derecho ocupado. Y así estuvieron en aquella conquista y allí fueron.

1066-batalla-de-hastinhs-tapiz-de-bayeux-william-odo-robert-de-mortain
Fragmento del tapiz de Bayeux con Guillermo “el conquistador” flanqueado por sus hermanos uterinos Odo, Obispo de Bayeux y Robert, Conde de Mortain

Y entre otros allá fue Robert grandemente acompañado por sus caballeros, y tras la victoria conseguida por el dicho Guillermo, dio al dicho Robert muchas posesiones y heredades en el Reino de Inglaterra de las que él y sus sucesores disfrutaron largo tiempo después. Por el advenimiento de estas cosas, fueron hechas paces, durante un año, en la guerra entre Godofredo Conde de Anjou, Guerin Señor de Craon y Robert de Vitré, pues también el dicho Godofredo de Angers se sumó a Guillermo en la conquista de Inglaterra, pero al retorno de aquella conquista la dicha guerra recomenzó. Y sucedió que como El Conde Godofredo de Angers fue a Brechesac una de sus ciudades por sus asuntos, Guerin acompañado de Robert de Vitré y de sus aliados bretones entraron en la tierra que Godofredo había tomado después de la muerte de Conan y la devastaron y destruyeron de todo hasta el Arco de Angers. Después de esto partieron hacia el puerto de Espinay, y allí se paró a acampar Guerin, en un campo justo en el dicho puerto, donde se relajó y reposó las armas y envió por delante a Craon a algunas gentes de armas y peones. El Conde de Angiers a quien le fueron comunicados los expolios hechos por Guerin, retorno precipitadamente a su ciudad con lo que la pudo asegurar. Persiguió a Guerin por los rastros de los fuegos que él había hecho hasta que lo hayo en el campo en el que estaba, y cuando Guerin se vio sorprendido se arma y monta su caballo y recobra su lanza y su escudo y de las mismas formas hicieron sus compañeros., y así se hirieron los unos a los otros y comenzó gran batalla entre ellos y los hombres del Conde. Pero sucedió que en el conflicto Hugo el Borgoñés reconoce a Guerin y le hiere mortalmente con su lanza. Las gentes de Guerin cuando le vieron herido se apiadaron de él y le sacaron del campo, pero el murió en el camino. Y cuando llegaron a Craon lo depositaron en la Iglesia de San Clemente. Cuando el Conde de Angiers supo de la muerte de Guerin, aquella misma noche, vino tras ellos y así cuando el cuerpo de Guerin estaba aún en la Iglesia de San Clemente, entro en la villa y la tomo enfeudo y ocupo. Y su departamento d’Illec lo dio al dicho Hugo el Borgoñés y lo hizo tener y poseer por su poder contra Robert de Vitré, hijo de Tristán, que como se ha dicho, tenía por su mujer la heredad de aquella tierra, que era, a saber, de Berta, hija de Guerin.

Como Robert Señor de Vitré dio a Agnes su hija en matrimonio a Hugo el Borgoñón con la tierra de Craon.

CAPITULO XV

El dicho Robert Señor de Vitré, hijo de Tristán, tuvo dos hijos de Berta, hija de Guerin de Craon, que eran, a saber, André y Robert, y una hija que se llamaba Agnes. Pero por el poderío del Conde de Angiers y la valentía de Hugo el Borgoñón, no pudo volver a recuperar la herencia que, a sus hijos, y a él a través de su esposa, les pertenecía. Y finalmente fue acordado entre Robert y Hugo el Borgoñón, por el bien entre ellos, hacer paz y tratar el matrimonio que al fin fue hecho y celebrado. A saber, que Robert Señor de Vitré da como esposa a su hija Agnes al dicho Hugo, con todos los derechos de la tierra de Craon, que le pertenecía por su esposa, excepto las partes que él retiene, y Robert, en su testamento deja la heredad de Craon a Hugo como su heredero, dejando al dicho Robert el castillo de Craon y su propia casa y las de su familia y así se iría de la parte que retenía en esa villa. También Robert de Vitré o su heredero se comprometía a defender a Hugo y a su herencia, con su familia y las guardas de la villa, durante el tiempo que la tuviese.

Como Robert de Vitré funda el Priorato de Santa Cruz, donde él fue sepultado.

CAPITULO XVI

Y después volvió Robert Señor de Vitré, hijo de Tristán, su dedicación a  obras de misericordia y dio en perpetuidad limosna a Dios y a Saint Martin de Mairemoustier, una tierra donde había construido una ciudad con todas sus pertenencias; a saber, la tierra que estaba situada junto a su castillo de Vitré, en donde había estado antiguamente el viejo castillo, con la autorización y consentimiento de Ynoguen su madre, de su esposa Berta y de sus hijos André y Robert, y también lo autorizó Mainon  Obispo de Rennes, el cual Mainon, con Bartolomé Abad de Mairemoustrier, estuvieron juntos en Vitré, con el fin de diseñar y elegir el lugar donde sería construido el Monasterio y el habitáculo de los monjes, y mostro a este Obispo Mainon los lugares para hacerlo y donde se haría el Cementerio y lo hicieron donde, con su báculo pastoral, precedido por el agua bendita, así como la costumbre eclesiástica, lo requiere, y fueron  hechas las bulas de este don hecho por Robert, y así fue dentro del trazado del que llamaban viejo foso de la ciudad vieja, el que lo  contendría, y es allí donde se funda una Iglesia en honor de la Santa Cruz y la dotó de muchos diezmos rentas e ingresos. Muchas otras Iglesias fundó Robert en su época e hizo múltiples bienes, dando al final buen ejemplo de buena conducta y acabaron sus días en el Santo amor a nuestro Señor, así como creemos, fue el seis de las calendas de agosto y fue sepultado en la dicha Iglesia de Santa Cruz que él había fundado.

Continua en Crónica de Vitré III – Capitulos XVII a XXXVI

 

Crónica de Vitré I

Crónica de la Casa de Vitré extraída de la Obra Historia de Bretaña con las Crónicas de las Casas de Laval y de Vitré – Obra original de Pierre le Baud

Traducción de Carlos Vidriales García

A LA MUY ALTA MUY PODEROSA Y MUY EXCELENTE Princesa y mi muy venerada Dama Señora Juana de Laval, por la gracia de Dios, Reyna de Jerusalén, de Sicilia, de Aragón, de la isla de Sicilia, de Valencia, de Mallorca, de Cerdeña y de Córcega, Duquesa de Anjou, de Bar, Condesa de Barcelona, de Provenza, de Fourqualquier, de Piedemont, etc. Pierre le Baud, Presbítero, Cantor y Canónigo de vuestra Iglesia Colegiata de Nuestra Señora de Laval y vuestro muy humilde y muy obediente servidor y orador, honor, reverencia con servicio y obediencia.

Porque, muy alta, muy poderosa y muy excelente Princesa, y mi muy venerada Dama, que entre vuestras otras bondades, loables y recomendables costumbres, vos tenéis las que podéis encontrar entre los hechos de las antiguas  noblezas y sus generaciones, sucesiones y genealogías y singularmente las de Monseñores vuestros antecesores. Lo cual, según el juicio de hombres sabios, soberanamente poseéis. Por muy grandes razones debe ser deseable conocer los hechos de su familia y conocer a los que de ella lleva su nombre.  He leído las antiguas Cartas y otros escritos auténticos del Noble Príncipe y mi muy venerado Señor y Maestro Monseñor el Conde de Laval, de Montfort, de Caserta, Vizconde de Rennes, Señor de Vitré, de Gavre etc. Vuestro hermano, y he extraído una pequeña recopilación de hechos de algunos de los dichos vuestros predecesores. No de los Cristianísimos Reyes de Francia, sino de los Duques de Bretaña, nacidos de los Duques y Príncipes Reales que los sucedieron en su lugar, de los cuales Reyes, Duques y Príncipes vos procedéis y sois descendiente, aunque sus hechos son muy manifiestos y conocidos.
Tal como le parece a toda persona diligente, como ha escrito Leonardo Aretin, en el Prólogo del Libro de la Batalla Itálica contra los Godos, es saber el origen y la procedencia de su país, y de las cosas dignas de recordar que en ese tiempo pasaron y fueron advertidas.

También quise investigar vuestro origen, pues su comienzo, sería necesario fundamentarlo, en su principio, en los primeros autores de la Muy Antigua Troya, pues en ellos descansa también la genealogía de los muy nobles Condes y Señores de Laval. Va a servir a propósito y para saber cómo el Vizcondado de Rennes y el Señorío de Vitré fueron, mediante matrimonio, a juntarse y unirse al Condado y Señorío de Laval, y es notorio que este procede y desciende del Muy Alto y Muy Glorioso Emperador y Rey de Francia Carlo Magno.

armino-blanco-de-bretana
Hermine

Y saber de su propia hermana Germana que es menos conocida, y saber de los dichos Vizcondes de Rennes y Señores de Vitré. Por cómo no vienen en primer lugar entre los otros títulos de mi dicho muy venerado señor. Toda vez que ellos preceden a todos los de Bretaña en dignidad, nobleza , derechos, prerrogativas y preeminencias, como las que son remotas y extrañas del lugar del que parten, a saber , del Principado de Rennes, el cual es capital de la Región, como es reconocido por la Historia y del que  Muy Alta, Muy Poderosa y Muy Excelente Princesa, mi muy venerada Dama yo he presumido enviaros a pesar de serlo en lenguaje mal ornamentado, confiando en que vuestra benigna gracia me dé por excusado de los defectos , y valoréis la buena voluntad que pongo en complaceros y que es el sentido que persigo.

COMO POR LA DIVISION DE LOS BRETONES

la dignidad Real de Bretaña acaba, tras la muerte de Salomón su Rey.

CAPITULO I

Según lo que el historiador Sigiberto  reportó en el libro de la “Descripción de los Tiempos”,  y después de lo escrito por Vicent de Beauvai, en el cuarentavo capítulo del vigésimo quinto libro de su “Mirador Histórico”; después de la muerte de Salomón Rey de Bretaña, que fue en el año de la encarnación de nuestro Señor de 876, los bretones, por la codicia de reinar se enfrentaron en luchas intestinas y así, limitados por sus disensiones dejaron de desgastar a Francia. Y como se ve en el contenido de la Historia traducida de Sainct Gildas, los bretones, de esta manera, discordantes entre ellos mismos y por los piratas extranjeros  de Dinamarca y Noruega, que en este tiempo llegaron de Germania, y que los  desgastaron  en Bretaña, fueron tanto por ellos como por los extranjeros, cruelmente destruidos, y por esta contención cesa la dignidad real, pues la Monarquía fue dividida entre los príncipes particulares del país, que se preocuparon cada cual por lo que podía obtener y no se dignaron obediencia el uno al otro.

De la genealogía de los Condes de Rennes, después de la muerte del Rey Salomón de Bretaña

CAPITULO II

Entre los príncipes que permanecieron tras la muerte del Rey Salomón de Bretaña, poseedores en ese tiempo de los heredamientos de la ciudad de Rennes, un Conde, también llamado Salomón, cercano por linaje al dicho Rey Salomón, y su hijo. Este Conde Salomón engendró un hijo de nombre Berenguer, que después fue Conde de Rennes. Berenguer engendro a Juhael, y Juhael engendro a Conan. Esta generación de Berenguer, Juhael y Conan, Condes de Rennes y también Godofredo, hijo de Conan, del cual se hablará después, vienen en la Historia de la dicha traducción de Sainct Gildas. Estos cuatro, a saber; Salomón, Berenguer, Juhael y Conan, el uno sucederá al otro reinando en Rennes en dignidad de Condes por espacio de ciento dieciséis años, y es saber, desde de la muerte del dicho Rey Salomón, el primero de ellos, hasta Conan, el cuarto, del que se hablara después, que murió en el año de nuestro Señor de 992. Durante aquel tiempo ellos intervinieron en muchas batallas contra los dichos daneses y noruegos, que al fin fueron por su esfuerzo expulsados de Bretaña y se retiraron a Neustria que conquistaron a Carlos el Simple, Rey de Francia, y la renombraron Normandía.

De Martin de Rennes, hijo del Conde Juhael Berenguer, al que el dicho Juhael dio el Señorío de Vitré

CAPITULO III

Para comenzar y tener conocimiento de la materia de la que quiero hablar, es necesario conocer que el dicho Juhael Conde de Rennes hijo del Conde Berenguer y padre de Conan, tuvo un hijo que fue llamado Martin de Rennes, el cual fue valiente y experto en armas y fue muy amado por su padre por su virtud. Se le dieron por su parte de herencia las tierras y señoríos de Vitré, Marcille y Accigne, las cuales estaban entre los dominios de su Condado, entre sus pertenencias y dependencias, para su tenencia y posesión y la de sus hijos después de él.

1000-reino-de-bretana
Armas de Bretaña

Así mismo después, dona y añade el Conde Juhael al dicho Martin de Rennes, su segundo hijo, las Castellanías de Prispriac, de Sainct Ele y de Isriac. Y de todas sus tierras y señoríos disfruto Martin de Rennes apaciblemente mientras el Conde Juhael, su padre, permaneció vivo, pero después de su muerte, Conan, su hermano primogénito que sucederá a Juhael su padre en la ciudad de Rennes y en el Condado, se las quiso tomar y sustraer, y mantenerle la parte en la que residía para evitar la guerra y la división entre ellos. Mientras que los dos hermanos se peleaban por la sucesión, Conan fue asaltado por el Conde Hoel de Nantes hijo del Duque Alain Barbetrote, el cual Barbetrote era hijo del Conde Mateo de Poher y de la hija de Alan el Grande, sobrino del Rey Salomón de Bretaña, del cual Hoel tenía la obediencia de otras partes de Bretaña, y quería que Conan reconociese bajo su señorío y obediencia la Ciudad de Rennes. Pero Conan, desdeñando su fuerza, le resistió por guerra y finalmente hizo matar al dicho Conde Hoel, por un caballero llamado Iuron y después hizo matar también a Guerec hermano de Hoel, que le había sucedido en su lugar. Así cuando él hubo eliminado a los dos Condes, tomo Nantes y se hizo Duque de toda Bretaña, y ordeno fuese su ciudad de Rennes cabeza de la Región y de las otras provincias bajo su obediencia. Así, fue por la guerra entre el dicho Conan de Rennes y el Conde Hoel de Nantes que se hizo paz entre el dicho Conan y Martin su hermano y como vinieron a asistirse y confederarse entre ellos para ser más fuertes y asistirse en la defensa contra los extranjeros. Y por ello retornaron a Martin de Rennes Vitré y las otras tierras que su padre le había donado.

De la muerte de Conan de Rennes, y de Godofredo su hijo, que fue Duque de Bretaña después de él.

CAPITULO IV

En contra de Conan de Rennes, que se había convertido en nuevo Duque de Bretaña por su poderío, se levanta Judicael, hijo bastardo del difunto Conde Hoel, que Conan había hecho matar,  con la ayuda de Fulco Conde d’Angers, de los Poictevinos y sus aliados y los de Nantes, mataron al dicho Conan en la Batalla de Conquereur en el dicho año de 992.

1000-duques-de-bretana
Armas del Ducado de Bretaña – Armorial Le Breton

Pero Godofredo, hijo del dicho Conan que había engendrado de la hermana de Godofredo de Grisegonne, Conde de Angers, hijo del primer Fulco, para vengar la muerte de su padre y recuperar el señorío de sus tierras, asedio a Hoel el bastardo, que tras la muerte de Conan había tomado la ciudad de Nantes y en la cual se resistió, la recupera y lo vence. Así Godofredo, según la mencionada Historia de la traducción de Sainct Gildas de toda la Monarquía de los Bretones, y debido a esta conquista de Godofredo de Rennes, y por haber vengado la muerte de su padre, en la que le sirvió grandemente Martin de Rennes su tío, por su proeza, le demuestra su amor y no le pone traba alguna en el disfrute de las tierras que en principio su padre le había disputado.

De la muerte de Martin de Rennes, Señor de Vitré y de Rivalion su hijo que le sucederá.

CAPITULO V

Este Martin de Rennes tuvo de una noble Dama, que la Historia no menciona, un hijo que fue llamado Rivalion, el cual Rivalion, cuando fue en edad,  su Señor Martin su padre, le envió al Duque Godofredo, el cual le tomo y le recibió amablemente como su primo hermano. Así, muerto Martin de Rennes Señor de Vitré, Rivalion su hijo, cuando tuvo conocimiento, sirvió tan bien y tan lealmente a Godofredo y le fue tan agradable, que no solo le confirmo lo que el Conde Juhael su abuelo le había donado a Martin, su padre, sino que se esfuerza en podérselo ampliar y aumentar, y le da como esposa una noble Dama también de su linaje la cual se llamaba Genergarde la Vicaire, con todos los derechos que le pertenecían, los cuales eran; A saber, la tierra y señorío de Aulroy donde se dice estaba el Castillo construido por el Rey Arturo, con todas sus pertenencias, el puerto de Vannes y el pequeño taller de la villa, el taller de Rennes y alguna casa de la ciudad de Rennes en la que el residía, que fue feudo del Obispado o feudo del Condado de Abbayes o de alguna otra jurisdicción, y cinco dineros de las renta de Rennes que le serian pagados cada año, y también las rentas del embotellado de los vinos de toda la villa y otras muchos grandes y honorables feudos, mismamente la guardia del Castillo de Rennes y de todas las otras fortalezas de Bretaña y el homenaje de  más de quinientos burgueses de la Ciudad de Rennes. Y así por las pertenencias de Rennes y otros feudos que le pertenecieron en la ciudad de Rennes a Rivalion por derecho de su mujer, los cuales derechos y pertenencias se llamaban Vicarias y así por la guardia del castillo de Rennes y los otros privilegios fue Rivalion llamado el Vicario de Rennes, el cual nombre fue después continuado por muchos años en sus sucesores y después llamados Vizcondes, que es lo mismo. Aun después, le dono el Duque Godofredo a Rivalion el Vicario, por la gracia de sus servicios, el feudo de Godofredo el niño, que había muerto en la batalla de Melot, con Godofredo Laudran, y también el feudo de Hurnes Trahan, Plenefoulgere y Villecherel.

Cronica de Vitré II Capitulos VI a XVI

Ciudad Rodrigo y La Orden de Alcántara

Es asunto poco conocido entre nuestros paisanos la importancia que, para la creación de la Orden de Alcántara, desempeño la historia de Ciudad Rodrigo cuando esta era aún la última frontera del Reino de León.  Haciéndome humildemente vocero de Don Antonio Sánchez Cabañas traigo hoy aquí sus palabras, transcritas de su obra, amén de unos cuantos datos sobre la Orden de Alcántara y su historia hasta nuestros días.

 

ORIGEN Y PRINCIPIO DE LA ORDEN DE ALCÁNTARA.

Los últimos años del emperador don Alonso Ramón[1], en la Era 1194, que corresponde al año de nuestro Redentor de 1156, dieron principio a la caballería de San Juan del Pereiro, llamada hoy de Alcántara, dos caballeros naturales de Salamanca.

Por este tiempo los moros infundían miedo de sus armas en todas las fronteras cristianas, particularmente en esta [2] por estar despoblada la ciudad y no haber quien quisiera hacer asiento en ella, lo cual visto por don Suero Fernández [3], caballero principal de Salamanca, resolvió con deseos de servir a Dios, en unión de otros que se le asociaron, venir a defender esta comarca.armas-personales-barrientos

Armas de Barrientos – Incluye la atribución de los primeros Priores de la Orden de Alcántara a dos caballeros de este linaje. (Armorial de Córdoba)

Para ponerse más cerca de las tierras enemigas, se fueron a una ermita titulada de San Julián, donde hallaron un ermitaño que hacia vida solitaria, distando aquella como ocho leguas de Ciudad-Rodrigo en las riberas del río Coa y no lejos del castillo que fundó el conde Don Rodrigo, por quien se llamó y| llama hoy Castel-Rodrigo, dentro por supuesto del mismo Portugal.

El ermitaño, llamado Pedro, les aconsejó edificasen así una torre, y habiendo acudido mucha gente a tan santa obra, en breve fue concluida, dando principio desde ella estos caballeros soldados a sus conquistas, en las cuales salieron vencedores de los moros y con muchas riquezas.

Aconséjales también el ermitaño que a imitación de los caballeros de Santiago fundasen una hermandad. Pareció bien a todos la idea, y consultándolo con Ordoño, obispo de Salamanca, según refiere Gil González de Avila, libro 9, cap. 13, la aprobó, indicándoles que estableciesen la regla de San Benito, conforme al Orden del Cister que florecía en España.

Establecida esta Orden hicieron prior a don Suero Fernández, que pidió aprobación y confirmación al Papa Alejandro III, el cual la confirmó el año de 1167, según Rade, cronista de esta Orden. Los caballeros legos andaban con vestido seglar, pero honesto, y los clérigos con hábito clerical; unos y otros para diferenciarse de los demás caballeros y clérigos, traían en un principio unas chías de paño y un escapulario, mas después que fue aprobada la orden por la santa Sede, en lugar de chías se les dio una cruz verde.cruz-de-orden-de-alcantara

Sucedió que en un encuentro que tuvieron con los moros, murió el prior don Suero Fernández, y encargóse de este oficio un hermano suyo llamado don Gómez, el cual tomó el título de maestre del Pereiro, como lo llama en la bula el Papa Lucio III, que volvió a aprobar esta Orden el año de 1183, mandándoles guardar la regla de San Benito, limitada y arreglada a sus estatutos, como convenía á su ejercicio militar. Este Pontífice hizo exenta esta Orden y que fuese “nullius diócesis”[4], por súplica de dicho maestre y de los prelados siguientes: arzobispo de Santiago, obispo de Ciudad-Rodrigo, en cuyo distrito estaba, los de Lamego, Salamanca, Coria y Viseo. En esta bula están especificados los bienes que la orden poseía al tiempo de su expedición, y son: San Julián del Pereiro con sus términos, las villas de Turpino, Herrera, Colmenar, Almendraseca y la Granja de Fonseca, a media legua de esta ciudad [5]; habiendo adquirido después los caballeros de esta Orden otros muchos bienes, villas y castillos que ganaron a los moros, o bien que les fueron donados y cedidos en los partidos de la Serena y Alcántara, en cuya ciudad se halla al presente la casa conventual de la Orden. (Cabañas, 1861, págs. 37,38,39)

 

 

Desde sus comienzos, como ya se ha dicho, a mediados del Siglo XII y hasta finales del Siglo XV, la Orden estuvo dirigida por treinta y nueve Maestres, tras los que la dignidad fue transferida a la Corona. En 1492 Fernando II de Aragón consiguió del Papa Alejandro VI la concesión del título de Gran Maestre de la Orden con carácter vitalicio. Por aquel entonces, los territorios de la Orden abarcaban parte de la actual provincia de Cáceres en su límite con Portugal, las estribaciones de la Sierra de Gata y la comarca de La Serena al oeste de la actual provincia de Badajoz, junto a algunas posesiones aisladas en Andalucía y Castilla (Alcantarilla y Morón).

En 1522, Adriano VI concedió a su antiguo pupilo y ahora Emperador, Carlos I de España y V de Alemania, el título de Gran Maestre de la Orden, junto con el de las otras tres órdenes militares de España, con carácter hereditario. Los Caballeros de Alcántara fueron liberados del voto de celibato por la Santa Sede en 1540.

Por el Concordato de 1851 se permitió a las cuatro Ordenes Militares la jurisdicción eclesiástica sobre sus territorios, quedando como titular de la jurisdicción el titular de la Corona de España, en el momento de la concesión, la Reina Isabel II.

La Primera República Española dispuso la abolición de todas las órdenes militares. El Papa Pío IX, considerando la jurisdicción eclesiástica de las órdenes abolidas, transfirió la administración de sus beneficios a las diócesis más cercanas, mediante la bula “quo graviu” el 14 de julio de 1873. El Presidente de la República, Francisco Pi y Margall, viendo esto como una concesión del Papa, restableció las órdenes militares y su órgano rector, el Tribunal.

Alfonso XIII obtuvo de facto la aprobación del título de Gran Maestre y Administrador Perpetuo cuando la Santa Sede confirmó ciertas regulaciones en 1916. Con la caída de la Monarquía, tras los resultados obtenidos en las elecciones municipales en las principales ciudades y a pesar de no haber ganado las elecciones los partidos republicanos, se proclamó la Segunda República, esta pretendió suprimir las órdenes con un decreto de 29 de abril de 1931, apenas dos semanas después de la proclamación, y disolver el Tribunal, pero no mencionaron el Consejo de las Órdenes Militares, dejando a la situación jurídica de este cuerpo intacto. La represión ejercida contra los sectores católicos provocó una protesta inmediata por parte del Cardenal primado ya que el carácter religioso de estas órdenes fue reglamentado por el Concordato que la República tenia firmado con la Santa Sede. En una modificación del acto anterior, el Ministerio de Guerra, por decreto del 5 de agosto de 1931, declaró las cuatro órdenes sujetas a la ley española de asociaciones y nombró una “Junta o Comisión Provisional”, a la que dio personalidad jurídica en lugar del Consejo.

Terminada la Guerra Civil con la caída de la república y tras el periodo del Régimen del General Francisco Franco e instaurada la Democracia tras la transición política, el hijo menor de Don Alfonso XIII, Don Juan de Borbón, Conde de Barcelona, padre de Don Juan Carlos I, fue nombrado oficialmente por su hijo “Deán Presidente del Real Consejo de las Órdenes de Caballería de Santiago, Calatrava, Alcántara y Montesa” en 1978. Después de su muerte, el Gran Comendador de la Orden de Alcántara, el Infante Don Carlos, duque de Calabria, fue nombrado su sucesor y a este le sucedería el 28 de abril de 2014 Don Pedro de Borbón-Dos Sicilias y Orleans, Duque de Noto, quien actualmente desempeña la presidencia. (Ignacio José Ortega y Cotes, 1759)

2016-sm-felipe-vi-orden-de-calatrava-interpretacion-libre-manel-gonzalez-lopez
SM Felipe VI con Hábito de la Orden de Alcántara interpretación libre Manel González López

Bibliografía

Cabañas, A. S. (1861). Historia de la muy Noble y muy Leal ciudad de Ciudad Rodrigo. Ciudad Rodrigo: Imprenta nueva de Doña Carmen de Verdi.

Ignacio Jose Ortega y Cotes, J. F. (1759). Bullarium Ordinis Militiae de Alcántara. Madrid: Tipografía Marín. Madrid: Tipografía Marín.

Notas

[1] Alfonso VII de León

[2] Ciudad Rodrigo

[3] de Barrientos

[4] Nullius Diócesis – Independiente de la sede Diocesana

[5] Ciudad Rodrigo